jueves, 25 de mayo de 2017

Sobre la Disciplina en el Partido - Capítulo del libro "Una comprensión básica del Partido Comunista de China"



Capítulo VIII

Disciplina del Partido
Los estatutos del partido estipulan: “Todo el partido debe observar la disciplina unificada: El individuo está subordinado a la organización, la minoría está subordinada a la mayoría, el nivel inferior está subordinado al nivel superior, y todo el partido está subordinado al comité central”. La disciplina del partido es una condición necesaria para garantizar la implementación de la línea, para fortalecer la unidad y consolidación del partido, para refinar su organización, consolidar la dictadura del proletariado, y lograr la victoria en la revolución. Todo miembro del Partido Comunista debe someterse conscientemente a ésta disciplina y mantenerla.


La Disciplina Garantiza la Implementación de la Línea

“La disciplina constituye la garantía para la implementación de la línea; sin ella, el partido no podrá dirigir a las masas y al ejército para librar una lucha victoriosa”. Esta directiva del Presidente Mao revela profundamente la relación entre la disciplina y la línea, y muestra la importancia de la disciplina revolucionaria en la implementación de la línea del partido y el cumplimiento de sus tareas militantes. La disciplina organizativa del partido está determinada por su línea política, y al mismo tiempo, garantiza la implementación de su línea. La línea básica del partido para todo el período histórico del socialismo como lo definió el Presidente Mao, es una línea marxista-leninista y constituye el principio fundamental para todo nuestro trabajo. Sólo persistiendo en esta línea es posible fortalecer la disciplina proletaria en el partido y lograr una auténtica “unidad en pensamiento, política, plan, mando y acción” de todo el partido. Desviarse de esta línea, implementar una línea errónea, significa inevitablemente sabotear la disciplina proletaria del partido y convertir en palabra huecas la voluntad unificada del proletariado. Este es un aspecto de la relación entre disciplina y la línea. De otra parte, para dirigir al proletariado y a las amplias masas revolucionarias en la implementación de la línea básica del partido, nuestro partido necesita una disciplina unificada para garantizar un alto grado de centralismo y unidad en sus filas sobre la base del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung. Si no hay disciplina unificada, si cada quién actúa por su cuenta y hace solo lo que quiere, si no hay unidad de dirección y acción, es difícil implementar la línea del partido y permitirle al partido jugar su papel como vanguardia del proletariado.

En el período de la dictadura del proletariado, es más importante que nunca mantener una única disciplina en todo el partido. Esto se debe a que durante este periodo histórico debemos llevar a cabo adecuadamente la tarea básica de consolidar la dictadura del proletariado en cada una de las organizaciones primarias, debemos acelerar el ritmo de construcción socialista, impedir la restauración capitalista internamente, e impedir la agresión y subversión del imperialismo y el socialimperialismo externamente; esto sólo puede lograrse mediante el fortalecimiento de la disciplina proletaria. Como señaló Lenin: “quien quiera que debilite siquiera un poco la férrea disciplina del proletariado (especialmente durante el tiempo de su dictadura), realmente ayuda a la burguesía contra el proletariado”. Esto muestra claramente que durante el período histórico de la transición del capitalismo al comunismo, debemos fortalecer continuamente la férrea disciplina del proletariado con el fin de consolidar la dictadura del proletariado e impedir la restauración del capitalismo. Toda acción que apunte a debilitar la disciplina del partido sólo puede objetivamente ayudar a la burguesía en combatir al proletariado, y debilitar e incluso sabotear la dictadura del proletariado.

El fortalecimiento de la disciplina del partido es algo que el Presidente Mao nos ha enseñado repetidamente. En el período de la segunda guerra civil revolucionaria, en su obra Sobre la Corrección de las Ideas Erróneas en el Partido, el Presidente Mao critica severamente el ultrademocratismo, el rechazo a la organización y otras tendencias dañinas que socavan la disciplina del partido. En ella, recalcó que todo el partido debe obedecer las resoluciones del partido y respetar su disciplina, y elaboró la orientación que debe seguirse en la construcción de nuestro partido y nuestro Ejército en lo ideológico y organizativo. Durante la guerra de resistencia contra el Japón, el Presidente Mao escribió otra de sus brillantes obras, “Contra el liberalismo”, en la que le enseña a todo el partido como superar el negativo liberalismo con el espíritu revolucionario del marxismo-leninismo. Sintetizando la experiencia de nuestro partido en la lucha contra la línea oportunista de Chang Kuo-tao, el Presidente Mao recalcó una vez más la importancia de la disciplina unificada del partido y señaló de forma penetrante: “quien quiera que viole (los) artículos de disciplina rompe la unidad del Partido”.  Durante la guerra de liberación, el Presidente Mao también declaró: “El ejército avanza, la producción avanza. Cuando nuestro espíritu de disciplina esta fortalecido, salimos siempre victoriosos en la revolución”,  guiando así a todo el partido, el ejército y el pueblo hacia la victoria en todo el país. Desde la liberación de todo el país el Presidente Mao ha recalcado una y otra vez la necesidad de fortalecer la disciplina del partido y ha arrojado luz sobre la relación dialéctica entre libertad y disciplina. En el transcurso de dirigir al partido, el ejército y el pueblo para derrotar a la camarilla antipartido de Lin Piao, el Presidente Mao formuló los tres principios fundamentales de los “los tres qué-hacer y los tres qué no-hacer” y señaló la necesidad de “educar a los cuadros a las masas, a los miembros del partido y al pueblo en las tres reglas cardinales de disciplina y las tres advertencias”. Con esta guía, el pueblo pudo aplastar por completo el criminal complot de la camarilla antipartido de Lin Piao, para restaurar el capitalismo como resultado del entrenamiento dado por el mismo Presidente Mao, en el curso de la larga lucha revolucionaria el riguroso respeto por la disciplina se ha convertido en una gloriosa tradición de nuestro partido y en una poderosa arma para consolidar su unidad y derrotar al enemigo.

Con el fin de cambiar la línea marxista-leninista del partido y llevar a cabo sus secretas actividades escisionistas, los líderes de todas las líneas oportunistas siempre han utilizado todos los medios para oponerse a la disciplina del partido y han hecho todo lo posible para sabotearla. A lo largo de la historia de nuestro partido, todos ellos han actuado de esta forma, desde Chen Tu-hsiu, Wang Ming y Chang Kuo-ta, hasta Liu Shao-chi, Lin Piao y otros timadores del mismo tipo. Todos ellos eran secretarios, escisionistas y bandidos que querían sabotear la disciplina del partido. En lo que respecta a Lin Piao y su camarilla antipartido, de otra parte ellos sabotearon frenéticamente la disciplina centralizada del partido, organizaron un cuartel general burgués, se opusieron al comité central dirigido por el Presidente Mao, y trataron de tomar el poder del partido mediante la subversión; de otra parte, dentro de su camarilla antipartido, impusieron una disciplina fascista a gran escala bajo el pretexto de respetar la disciplina del partido. Todo esto apuntaba a oponerse a la línea básica del partido y a implementar una línea revisionista contrarrevolucionaria. Debemos realizar una crítica profunda de los crímenes de Lin Piao y compañía quienes sabotearon la disciplina del partido, y debemos esforzarnos por fortalecer y consolidar esta disciplina.


Respetar Conscientemente la Disciplina del Partido

El Presidente Mao nos enseña que los comunistas deben ser “modelos en el respeto de la disciplina del partido”. Para respetar la disciplina del partido, debemos acatar los estatutos del partido que estipulan que el individuo está subordinado a la organización, la minoría a la mayoría, el nivel inferior al nivel superior, y todo el partido al comité central.

El individuo está subordinado a la organización: esto significa que los miembros del partido deben someterse sin vacilación a las resoluciones y directivas de los organismos del partido, e implementarlas, y no deben violarlas bajo ningún pretexto. Sin embargo, los miembros del partido que no estén de acuerdo con las decisiones o las directivas del partido tienen el derecho de mantener su opinión, así como el derecho de saltar niveles e informar sus puntos de vista directamente al comité central y su presidente.

La minoría debe someterse a la mayoría: esto significa que las resoluciones emitidas por los organismos del partido deben ser firmemente implementadas por los miembros del partido. Cuando la opinión de una minoría es rechazada, quienes están en minoría deben apoyar la decisión adoptada por la mayoría. Cuando sea necesario, es posible pedir que la cuestión se ponga de nuevo en la agenda para discusión en una futura reunión, pero en ningún caso se debe permitir mostrar la oposición mediante la acción.

El nivel inferior está subordinado al nivel superior: esto significa que los organismos del partido de niveles inferiores deben acatar resueltamente las decisiones, directivas y tareas determinadas por los organismos del partido de niveles superiores, y deben garantizar su implementación. No es permitido ir contra los intereses de todo el partido con el fin de servir a los intereses de una de sus partes, ni es permitido sabotear la unidad centralizada de todo el partido negándose a aceptar las decisiones de los niveles superiores, u oponiéndoseles.

Todo el partido está subordinado al comité central: este el principio supremo de nuestra disciplina partidaria. El comité central del partido dirigido por el Presidente Mao es el núcleo dirigente de todo el Partido, el ejército y el pueblo. Las directivas del Presidente Mao y los llamados del comité central representan, de forma concentrada, los intereses del proletariado y de toda la población de nuestro país, y constituyen nuestra garantía fundamental de lograr victorias en la revolución y en la construcción. En todo momento, en toda circunstancia, debemos hablar y actuar de conformidad con las instrucción del comité central del partido dirigido por el Presidente Mao, impedir y superar resueltamente el ultrademocratismo, el espíritu del independentismo, y otras formas de comportamiento que sabotean la disciplina del partido.

Por supuesto, respetar la disciplina del partido no significa someterse a ella ciegamente. En nuestro partido, la correcta línea representada por el Presidente Mao es la que ocupa una posición dirigente, pero determinadas línea y tendencias erróneas pueden aparecer de tiempo en tiempo. Si estas líneas y tendencias erróneas son apoyadas como correctas por mucha gente en determinadas zonas o determinados sectores, un miembro del Partido Comunista debe hacerles frente en favor del interés común, atreverse a ir contra la corriente y luchar por defender la línea revolucionaria del Presidente Mao y la disciplina del partido.

Para que sea respetada la disciplina del partido, debe elevarse el nivel de conciencia de los miembros del partido en este campo. La disciplina proletaria es una disciplinas consciente –es fundamentalmente diferente de la disciplina reaccionaria de la burguesía. La disciplina de la burguesía es establecida sobre la base de la explotación y esclavización del pueblo, y sólo puede mantenerse mediante medidas opresivas o mentiras. Lenin señalaba que la disciplina proletaria, por otra parte está basada en la conciencia de todos los miembros del partido, que está basad en la conciencia de todos los miembros del partido, que es mantenida, puesta a prueba y reforzada “por la conciencia de clase de la vanguardia proletaria y por su devoción a la revolución, por su perseverancia, autosacrificio y heroísmo”. Si bien la disciplina del partido es de carácter obligatorio, su implementación depende sobre todo del alto nivel de conciencia de los miembros del partido. Esta consciencia tiene su origen en la devoción de los miembros del partido y el pueblo y en su alto sentido de responsabilidad hacia la causa revolucionaria. Con este alto nivel de conciencia política, se hace posible que ellos pongan los intereses personales a los de la revolución primero, subordinen sus propios intereses personales a los de la revolución, e incluso no teman entregar sus vidas para preservar la disciplina del partido. Con este elevado nivel de conciencia política, se hace posible que ellos, sin importar qué tan difíciles sean las circunstancias, implementen resueltamente la disciplina del partido y “no teman ni a las penurias ni a la muerte”; se hace posible que ellos, sin importar qué tan difíciles sean las circunstancias, implementen resueltamente la disciplina del partido y “no teman ni a las penurias ni a la muerte”; se hace posible que ellos , incluso cuando están separados del liderato y cuando no hay quien los supervise, sean sumamente autoexigentes y respeten conscientemente la disciplina del partido. Con el fin de mantener los secretos del partido, Liu Hu-lan se mantuvo inquebrantable, siendo completamente decidido ante los inmisericordes torturadores, y se sacrificó heroicamente bajo la espada del enemigo, defendiendo los intereses del partido. Para mantener el secreto del sitio en el que estaban ocultos los voluntarios del ejército, Chiu Shao-yun permaneció inmóvil y callado mientras su cuerpo era devorado por las llamas, respetando rigurosamente la disciplina del campo de batalla. Pagó con su vida, garantizando así el exitoso cumplimiento de las tareas de la batalla. Todos los miembros del Partido Comunista, sacando inspiración de estos mártires revolucionarios, deben estudiar conscientemente los clásicos del marxismo-leninismo y las obras del Presidente Mao, esforzarse por elevar el nivel de conciencia ideológica, fortalecer su revolucionario espíritu de partido y actuar como modelos de respeto consciente de la disciplina del partido.

Para que se respete la disciplina del partido, debemos oponernos decididamente a todas las prácticas que la socavan. Todos los comunistas deben ceñirse a las posiciones del partido y mostrar el espíritu revolucionario de ser intrépidos. Deben ceñirse a los principios revolucionarios del proletariado y luchar contra todos los complots que apunta a socavar la disciplina del partido, que son tramados por agentes de la burguesía infiltrados en el partido; y deben oponerse a todas las prácticas que vayan contra la disciplina del partido. El que este sentimiento esté presente o ausente nos da una medida de la fuerza o debilidad del espíritu de partido de un comunista. En nuestro partido hay camaradas que adoptan una actitud conscientemente liberal hacia prácticas que contravienen la disciplina del partido: “dejar las cosas a la deriva si ellas no le afectan personalmente”, “decir lo menos posible aunque se sepa perfectamente bien lo que está erróneo” o “ser sofisticado y actuar con precaución sólo para evitar ser culpado”. Este es el vulgar y podrido estilo de la burguesía, que es tan ajeno al carácter revolucionario de los comunistas como el agua al fuego. Si no luchamos contra las prácticas que socavan la disciplina del partido, si no las denunciamos, si adoptamos una actitud liberal hacia ellas, nos arriesgamos a no ser capaces de distinguir lo bueno de lo malo, permitiendo que se difunda un pernicioso estilo de trabajo, y perjudicando así los intereses del partido. El Presidente Mao nos enseña cómo debe comportarse un comunista. “siempre y en todos lados debe ceñirse a los principios y librar una incansable lucha contra todas las ideas y acciones incorrectas…” Debemos mostrar este espíritu revolucionario, y luchar por defender la disciplina del partido.

Para que sea respetada la disciplina del partido, todo comunista
-especialmente los cuadros dirigentes del partido a los diferentes niveles- deben someterse conscientemente a la crítica y el control de las masas. Nuestro estado es un estado socialista de la dictadura del proletariado –la clase obrera, los campesinos pobres y medios y las amplias masas trabajadoras son sus amos, y tienen el poder de ejercer el control revolucionario sobre los cuadros a los diversos niveles del partido y el estado. Sin embargo, existe una minoría de cuadros que no pueden tolerar cuando las masas de dentro o fuera del partido expresan sus observaciones. Esto no es permitido por la disciplina del partido. Debemos mirar esta cuestión desde el plano superior de la lucha de dos líneas para librar una resuelta lucha contra estas actividades que van contra la disciplina del partido.


Implementar Correctamente la Disciplina del Partido

Los estatutos del partido declaro: “Cuando los miembros del partido violan la disciplina del partido, los organismos del partido a los niveles interesados deberán, dentro de sus funciones y poderes y según lo amerite cada caso, tomar medidas disciplinarias apropiadas –advertencia, retiro del cargo en el partido, puesta a prueba dentro del partido o expulsión del partido”. El objetivo de la disciplina en nuestro partido no es simplemente castigar, sino sobre todo educar y ayudar a los miembros que cometieron errores. Sirve para consolidar la organización del partido y proteger su causa. Es por esta razón que el partido siempre ha dado mucha educación a sus miembros sobre la cuestión de la disciplina, para permitirles respetarla conscientemente. Cuando se adopta una sanción contra un miembro del partido, primero y ante todo es necesario razonar con él y educarlo repetidamente, para que pueda reconocer sus errores y corregirlos auténticamente.

Al aplicar la disciplina del partido, debemos distinguir rigurosamente entre los dos tipos de contradicciones de diferente carácter, adoptar una diferente orientación hacia cada uno de ellos, tratarlas separadamente, y resolverlas correctamente. En lo que concierne a probados renegados, agentes enemigos, personas en el poder absolutamente impenitentes seguidores del camino capitalista, degenerados y elementos ajenos a la clase, ellos deben ser echados del partido y no readmitidos. Para los miembros del partido que han cometido errores, incluso errores graves, debemos aplicar los principios, “aprender de los errores pasados para evitarlos en el futuro; curar la enfermedad para salvar al paciente” ser severos en la crítica ideológica, pero ser indulgentes en el frente organizativo y adoptar una actitud seria, positiva y calurosa para ayudarlos a corregir sus errores. Si muestran auténticos sentimientos de autocorrección, debemos trabajar por educarlos ideológicamente, ayudarlos a elevar su nivel de conciencia y a regresar al sendero de la línea revolucionaria del Presidente Mao. Los miembros del partido que cometen errores deben tener fe en las masas, analizarse severamente a sí mismos, analizar conscientemente sus errores, esforzarse por transformar su concepción del mundo para merecer una vez más el aprecio del pueblo. Para la minoría de los miembros del partido que han cometido graves errores pero se niegan a corregirse incluso después de repetidos intentos por educarlos, es necesario aplicar la sanción disciplinaria apropiada según las circunstancias, hasta la expulsión del partido.

Cuando se aplica la disciplina del partido a miembros que han cometido errores, debemos ser serios y prudentes y no actuar a la ligera. El presidente Mao habla de: “adoptar una prudente actitud en el tratamiento de casos de camaradas individuales, no subestimar las cosas no perjudicar a los camaradas…”  Ser serios y prudentes no significa dejarnos influenciar por las posiciones o las cualidades de los miembros del partido que han violado la disciplina, sino que cuando nos demos cuenta de sus errores, asumamos una actitud científica y criticarlos seriamente. Sin embargo al resolver el caso, debemos actuar prudentemente y adoptar una actitud auténticamente responsable. Cuando los miembros del partido cometen errores, debemos hacer un completo análisis histórico y, teniendo en mente los errores cometidos, también debemos ver las cosas buenas que los miembros han contribuido a la revolución bajo el liderato del Presidente Mao y el partido, también debemos hacer un análisis concreto de la naturaleza de los errores circunstancias en las que fueron cometidos, si los errores siempre se han manifestado, si las personas que han cometido los errores se han arrepentido de haberlos cometido, y buscando la verdad en los hechos, debemos tratar correctamente los errores según el método de la unidad entre la dirección y las masas.

Al aplicar la disciplina del partido, debemos guardarnos de ser unilaterales, de ser o demasiado severos o demasiado indulgentes.

Al tratar con miembros del partido que han cometido errores, debemos por supuesto, tener en mente que ellos han cometido errores y han puesto en riesgo la causa del partido, pero también debemos tener en mente que la mayoría de ellos quieren seguir haciendo la revolución con el partido. Si bien debemos tener en cuenta el hecho de que ellos no están completamente a la altura de los niveles requeridos por los miembros del Partido Comunista, también debemos entender que la gran mayoría de ellos corregirá sus errores con la ayuda de la educación dad por el partido. Si bien debemos tener en cuenta el hecho de que ellos no están completamente a la altura de los niveles requeridos por los miembros del Partido Comunista, también debemos entender que la gran mayoría de ellos corregirá sus errores con la ayuda de la educación dada por el partido y seguirán cumpliendo el papel de modelos que le corresponde a la vanguardia proletaria. Cuando aplicamos la disciplina del partido, debemos sobre todo prestar atención a este hecho. Al tratar los errores cometidos por los miembros del partido es necesario que nos guardemos de sustituir con sensibilidades espontáneas los principios, exagerando los hechos de un caso y aplicando reglamentos a toda costa, aplicando sanciones muy fácilmente o expulsando a una persona del partido muy a la ligera. Pero es igualmente necesario que no acomodemos impropiamente, que no despreciemos los estándares requeridos por los miembros del partido ni dejemos de expulsar a quienes deben ser expulsados o dejemos de abordar casos que deben abordarse.

En general, las medidas disciplinarias tomadas contra miembros del partido deben discutirse en una reunión general de la rama del partido. La reunión debe permitir que el miembro contra el que se están poniendo las medidas analice su error y acepte las críticas que se le están haciendo con el fin de ayudarlo. No deben tomar una decisión sino luego de celebrar una profunda discusión, y después, debe informarse al nivel inmediatamente superior sobre lo que se haya decidido. La decisión tomada y cualquier sanción impuesta deben comunicársele por escrito a la persona interesada. Si el miembro del partido contra el que se han tomado las medidas no está de acuerdo con la conclusión y la sanción, tiene derecho a pedir que se discuta de nuevo o a comunicar su queja a los cuerpos superiores, incluso hasta el comité central del partido. Los organismos del partido deben abordar rápidamente las quejas formuladas por los miembros del partido, y no deben bloquearlas ni tomar represalias. Si la queja es justificada y la conclusión y sanción no corresponden a la realidad, deben rectificarse basándose en los hechos. Si la queja no es justificada, el cuerpo que la recibe también debe dar sus explicaciones con el fin de ayudar a la persona que ha cometido errores a reconocerlos y corregirlos. Por supuesto, los miembros del partido que han cometido errores y han sido sancionados no deben simplemente tomar cualquier pretexto para causar problemas sin razón.

En síntesis, la aplicación de la disciplina del partido es un trabajo político e ideológico sumamente serio en el que no hay espacio para “casis”. Según las enseñanzas del Presidente Mao debemos implementar conscientemente los principios del partido, educar a los miembros del partido que han cometido errores y garantizar que los otros miembros saquen lecciones de la experiencia.

Capitulo VIII
"Una comprensión básica del Partido Comunista de China" (Shangai 1974)

2 comentarios:

  1. Que posibilidad existe de que este libro sea publicado y se pueda imprimir en PDF seria interesante que se pudiera obtener por esta via. Saludos fraternos.

    ResponderEliminar