lunes, 20 de febrero de 2017

RBC: Suresh Khaimar denuncia el fascismo hindú por la supresión de la libertad de expresión en todo el país y sus sistemáticas atrocidades en Cachemira

El intelectual y militante en defensa de los Derechos Humanos, Suresh Khaimar, ha denunciado el fascismo de Modi, presidente de la India, y su partido, el BJP, y la supresión de la libertad de expresión en todo el país para criminalizar toda protesta política y social:

„si un musulmán habla en contra del partido del gobierno, es considerado terrorista y si lo hace un hindú, se le considera naxalita".

Suresh Khaimar acusa igualmente al gobierno hindú de las atrocidades continuas perpetradas en Cachemira, dentro de un plan sistemático de represión en esta región.

La Red de Blogs Comunistas (RBC) ha traducido al castellano la noticia en la cual se da cuenta de estas declaraciones para su conocimiento y difusión.


***

Nueva Delhi: el sábado, 4 de febrero, Suresh Khairnar, militante social y defensor de los derechos humanos, ha criticado el gobierno de Modi por haber polarizado las diferentes comunidades y haber suprimido la libertad de expresión en el país.

Dr Suresh Khairnar
El Dr Suresh Khairnar en la ceremonia de los premios NCHRO
Él ha tomado la palabra durante la entrega del premio Mukundan C Menon – 2016, que le ha sido otorgado por la Confederación Nacional de los Derechos Humanos (NCHRO) por su participación activa en los asuntos sociales y la defensa de los derechos humanos.

En su discurso, el doctor Suresh dijo: „si un musulmán habla en contra del Bharatiya Janata Party, BJP (Partido Popular de la India), él o ella es considerado terrorista y si lo hace un hindú, se le considera naxalita. Somos todos conscientes de cómo se trata a los militantes y a los intelectuales que tienen opiniones diferentes a las del partido en el poder”, ha declarado el dr. Khairnanr.

Además, ha compartido la experiencia de su visita a Cachemira y ha condenado el gobierno por haber cometido atrocidades contra los habitantes del valle, haciendo un llamamiento a tomar un papel más activo de la sociedad civil.

„Desde que regresé de Cachemira, me siento inquieto. Basta con ir y ver la realidad de las atrocidades cometidas por las fuerzas del orden sobre la gente en la sala número 8 del hospital en Srinagar *. Es el momento para que todos pidamos explicaciones al gobierno sobre el uso continuo de la fuerza sobre el pueblo cachemir”, añadió.

El premio le ha sido entregado por Kuldip Nayar, periodista y escritor veterano, en una elegante ceremonia organizada por la NCHRO en el Indian Law Institute, cerca de la Corte Suprema de la India.

La ceremonia de entrega de premios contó con la presencia del profesor G.N. Saibaba, del profesor S.A.R Geelani, Manisha Sethi de JTSA, EM Abdul Rahiman, el presidente de la Fundación Empower India y del profesor P. Koya, Secretario General de la NCHRO.

Cientos de militantes participaron en la ceremonia de entrega de premios.

Estos premios fueron creados por la NCHRO para homenajear la memoria de Mukundan Menon, secretario general fundador, en reconocimiento a las personas, las instituciones o las organizaciones implicadas en la protección de los derechos humanos y del medio ambiente. El premio consiste en una placa simbólica y una cantidad de 25.000 rupias.

* Se refiere a los más de 412 heridos, 183 con heridas de bala en los ojos por los perdigones usados por la policía india, atendidos en el Hospital Shri Maharaja Hari Singh de Srinagar, a finales del verano del pasado año.


sábado, 18 de febrero de 2017

Filipinas: la guerrilla comunista golpea a las fuerzas armadas reaccionarias

Tres ofensivas tácticas fueron lanzadas casi simultáneamente por unidades guerrilleras del comunista Nuevo Ejército del Pueblo (NPA, por sus siglas en inglés) contra las fuerzas armadas reaccionarias en la región de Mindanao el 14 de febrero.
Una unidad de combatientes rojos del NPA tendió una emboscada a un pelotón de las tropas enemigas en Brgy, Nuevo Visayas. Cinco soldados de las fuerzas armadas reaccionarias fueron confirmados muertos mientras que varios otros fueron heridos.
Unas horas más tarde, en un puesto de control móvil dos miembros del ejercito filipino fueron capturados por la guerrilla comunista. René Doller, de 34 años y Carl Mark Nucos, de 24 años, ambos de la CAFGU 72IB fueron tomados como prisioneros de guerra. Según señala el NPA están siendo tratados con indulgencia e investigados por sus posibles delitos contra el pueblo y el movimiento revolucionario y la participación en operaciones de contrainsurgencia de la unidad.
Mientras tanto, en la provincia de Bukidnon, un batallón conjunto del ejército filipino y paramilitares fue golpeado por combatientes rojos del NPA en Brgy. Matupi, Kitaotao.
Comunicado del Nuevo Ejército del Pueblo en este enlace:


Con la fuerza de los que han luchado por el pueblo


Publicado en la edición impresa n° 55 de Periódico El Pueblo (enero 2017)
Este octubre-noviembre, los pueblos y trabajadores del mundo conmemoramos 100 años de la Revolución Rusa, gran hito que marca el fin de la época de las revoluciones burguesas y el inicio de la era de la Revolución Proletaria Mundial. 

¿Por qué es tan importante la Revolución Rusa de 1917? Porque sobre las ruinas del dominio capitalista, la clase obrera tomó el control y el destino de su propio trabajo; poniendo fin al latifundio, el campesinado conquistó la tierra, los animales que en ella viven y los frutos que entrega; Jóvenes y niños, que antes eran lanzados hacia el consumo de alcohol y a la delincuencia, se convirtieron en una fuerza fresca y sana que impulsó la nueva sociedad. Después de toda una vida de trabajo, los ancianos ya no tuvieron que mendigar; la mujer fue reconocida en la práctica con las mismas capacidades y derechos que el hombre; a los únicos que se les prohibió actuar fue a los explotadores y contrarrevolucionarios.
La Revolución Rusa remeció la conciencia de los pobres del mundo y, en todos los países, la clase obrera junto a los campesinos pobres, se organizó en Partidos Comunistas, unidos y coordinados como secciones de la Internacional Comunista.
En Chile, las masas venían luchando por conquistar una vida feliz hace décadas. Luis Emilio Recabarren, jefe de la clase obrera, recorrió todo el territorio, organizó Sinfónicas, Sindicatos y Mancomunales, pero estas organizaciones, que lograban conquistas parciales no eran capaces de derrotar al enemigo de clase. Fue así como, viendo el ejemplo de los bolcheviques en Rusia, Recabarren dirigió la fundación del Partido Comunista como Sección Chilena de la Internacional Comunista, los días 1 y 2 de enero de 1922.

II Congreso Internacional Comunista.jpg
II Congreso Internacional Comunista al que Recabarre asistió como delegado de Chile

Hoy, un siglo después de la Revolución Rusa, vemos que esta experiencia se encuentra completamente vigente y que es más urgente que nunca retomar su camino. Retomar el camino de Recabarren, el de organizar bajo un solo torrente las luchas del proletariado y el pueblo. ¿Por qué? Porque los trabajadores y pueblos oprimidos del mundo sufren cada vez más el peso del imperialismo, del capitalismo burocrático y de la semifeudalidad.
Hoy, la cantidad de las masas oprimidas es mucho mayor que en 1917 y la riqu­eza está en cada vez menos manos. Pero estos 100 años no han pasado en vano, pues a la Revolución Rusa le siguieron las Guerras Antifascistas, cuyo punto más alto fue la victoria sobre los nazis; la Revolución China y las Guerras de Liberación Nacional en todos los continentes. En lo ideológico y político, los pueblos se han forjado en dura resistencia a los explotadores y a los oportunistas que auxilian a los grandes magnates de la gran burguesía.

recabarren.jpg
Recabarren y los fundadores del Partido Comunista de Chile – Sección de la Internacional Comunista
En Chile, estos 100 años de la Revolución Rusa enseñan que lo más importante es que el proletariado y el pueblo deben armarse política e ideológicamente en un auténtico Partido Comunista, pues sin él no se puede conquistar el poder ni organizar la construcción de una nueva sociedad que resista los ataques del imperialismo y los reaccionarios locales. El camino de la “vía pacífica al socialismo”, que en realidad es una vía sangrienta para que se imponga el fascismo, no es una creación nacional, sino una política internacional del revisionismo (falsificadores del marxismo) y el oportunismo, por lo que debe romperse totalmente con ella.
Hoy vivimos tiempos magníficos. La situación internacional nos muestra que la revolución se impone con el ejemplo de las guerras populares en Perú, India, Filipinas y Turquía; las guerras de liberación nacional en Asia y África y las protestas populares en todos los países del mundo, ya sean imperialistas o semicolonias.
La situación nacional nos muestra que la lucha por la tierra del pueblo mapuche es punta de lanza de una nueva alza de las luchas y protestas, donde se incluyen una oleada de huelgas y luchas de la juventud popular, expresión de que se pierde el miedo a la policía y los explotadores.
Es por esto que resulta totalmente necesario retomar las rojas banderas de Lenin y Recabarren, desarrollando la lucha de nuestros pueblos y comprendiendo que no partimos de cero, sino que va­mos a cada batalla con la fuerza de todos los que nos han antecedido en la lucha.

Extraido del blog del periódico El Pueblo

viernes, 17 de febrero de 2017

PCP: ¡Aplastar y barrer a las superpotencias imperialistas con guerra popular!


¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡VIVA EL NATALICIO DEL PRESIDENTE MAO TSE-TUNG!
¡NO AL BASTÓN DE MANDO, APLASTAR Y BARRER A LAS SUPERPOTENCIAS Y POTENCIAS IMPERIALISTAS CON GUERRA POPULAR!

“Nuestro Partido sostiene que en el mundo actual hay tres contradicciones fundamentales: 1) Contradicción naciones oprimidas, de un lado, contra superpotencias imperialistas y potencias imperialistas, de otro lado, ahí está encerrada la tesis de tres mundos se delinean y formulamos así porque el meollo de esa contradicción es con las superpotencias imperialistas pero también se da contradicción con las potencias imperialistas. Esta es la contradicción principal y su solución es el desarrollo y triunfo de revoluciones de nueva democracia. 2) Contradicción proletariado-burguesía, tiene como solución la revolución socialista y en perspectiva la revolución cultural proletaria. 3) La contradicción interimperialista: entre las superpotencias, superpotencias y potencias imperialistas y potencias imperialistas entre sí, lo que lleva a guerra por la hegemonía mundial y guerras imperialistas, de rapiña a las que el proletariado debe contraponer la guerra popular y en perspectiva la guerra popular mundial. La contradicción socialismo-capitalismo no la ponemos hoy porque sólo se da a nivel ideológico y político pues no existe como Estado, hoy no hay sistema socialista, lo hubo y sostener que existe hoy es plantear en esencia que la URSS es socialista, lo cual es revisionismo.”
Documentos Fundamentales, Línea internacional-PCP

“El Presidente Mao Tsetung desarrolla la estrategia de Lenin centrando en la gran trascendencia que tiene para la revolución mundial el movimiento de liberación nacional pues, el imperialismo esquilma más y más a las naciones oprimidas las cuales se levantan en poderosas tormentas revolucionarias debiendo ser dirigidas por sus partidos comunistas. Así, se funden el movimiento de liberación nacional con el movimiento proletario internacional y estas dos fuerzas impulsan el desarrollo de la historia mundial. El Presidente Gonzalo nos enseña que la estrategia que tenemos que desenvolver los comunistas debe partir de las bases puestas por Lenin y desarrolladas por el Presidente Mao.”
Documentos Fundamentales, Línea internacional-PCP

Hoy estamos viviendo el periodo de contienda entre el imperialismo norteamericano, ruso y chino; hoy así están definidos los tres enemigos principales a nivel mundial, para los que desenvolvemos revolución democrática o socialista con guerra popular y también para los movimientos nacionalistas.  Lo que corresponde es que cada revolución o movimiento especifique su enemigo principal y conjurar el dominio de la otra superpotencia o de las demás potencias.

En nuestro país sigue la dominación por parte del imperialismo yanqui coludido con la gran burguesía y los terratenientes. Y a nivel mundial se agudiza la contienda entre las tres superpotencias por la hegemonía mundial; nosotros luchamos contra el imperialismo norteamericano, contra la feudalidad y el capitalismo burocrático, pero no podemos permitir que lo sustituya el dominio del imperialismo ruso o chino ni de potencia alguna, ver como el APRA recibe donaciones de China y la lod les está allanando el camino. En Siria la agresión directa es del imperialismo yanqui  acompañada con las potencias de Alemania, Francia, Inglaterra, España,  etc. (son más de 50 países los que conforman la coalición contra Siria) que contiende por la hegemonía con el imperialismo ruso y chino, ahí debe librarse lucha contra el imperialismo yanqui como principal y no permitir ingresar el dominio del imperialismo ruso ni de otras potencias; el problema es que la lucha de liberación nacional no se desenvuelve por la ausencia de un Partido Comunista.

Partiendo de la justa y correcta tesis del Presidente Mao Tse-Tung de que tres mundos se delinean, el Partido actualmente ha definido sobre la situación actual de tres mundos se delinean de forma palmaria, en cuanto al primer mundo son las tres superpotencias, EE.UU, RUSIA, CHINA que son las que contienden por la hegemonía mundial y pueden desatar una guerra mundial imperialista, son superpotencias porque son más poderosas económica, política y militarmente que las demás potencias. Estas superpotencias tienen contradicciones, en abiertas diferencias entre sí y se mueven dentro de la ley de la colusión y pugna por repartirse el mundo, llegando incluso a establecer cercos militares entre ellos y a la par negocian compras de petróleo y gas.

En el  segundo mundo están  las potencias imperialistas no superpotencias, es decir de menor poderío económico, político y militar como Alemania, Francia, Inglaterra, etc. que tienen contradicciones con las superpotencias porque soportan  la imposición del yuan,  la devaluación del dólar, las reservas de oro, sanciones económicas, restricciones militares,  y las imposiciones políticas; estas potencias imperialistas están al acecho de ser parte de las nuevas superpotencias (en particular Alemania hace seguimiento), actualmente están participando en guerras de agresión contra las naciones oprimidas usando ejercito regulares de mercenarios como el Daesh y entre ellas se dan también agudas contradicciones: por sus antiguas y nuevas colonias, petróleo, gas, narcotráfico, etc. El tercer mundo sigue conformado por las naciones oprimidas de Asia, África y América Latina, son colonias o semicolonias donde no se busca a destruir la feudalidad, sino desarrollar el capitalismo burocrático, estando sujetas a una u otra superpotencia y/o potencia.

LA CONTIENDA EN EL MEDIO ORIENTE: Concentración de fuerza militares para despliegue inmediato, Petróleo, gasoductos

La lucha en dos frentes del imperialismo yanqui ha acelerado la colusión de Rusia y China, agravamiento del balance estatal por el consumo en operaciones armadas (encubiertas o no), compras de armas y financiamiento para montar ejércitos regulares con armamento de primera tecnología dizque para apoyar “opositores rebeldes o mujadines”.
Veamos los anteriores  gobiernos yanquis: durante Clinton de 1993 al 2001, desarrolla la “desmembración de  Yugoslavia  a través de   guerra y genocidio “, con  George W. Bush  del 2001 al  2009,  desencadenó una “guerra total al terrorismo” con la justificación del atentado del 11 de septiembre, habiendo invadido Afganistán antes, armando  a los “muyahidines” , y  prosiguieron con  Irak con el cuento  de “presencia de armas de destrucción de masiva” , continuaron insaciablemente de sangre y poder con“La revolución Naranja” de Ucrania en 2004 y la de las Rosas de Georgia en 2003. Aullando el imperialismo “Guerra preventiva” y “En defensa de la democracia” para justificar acciones militares porque ya veían en ciernes que las potencias imperialistas de Rusia y China estaban cuestionando su hegemonía. El discurso del presidente Gonzalo nos demandó yarmó a los comunistas a cumplir nuestra condición, a enfrentar los planes siniestros del imperialismo (planes empujados por la recua de Brzezinski, Kissinger, Stratford, Soros, otros pervertidos). Y que a la fecha han fracasado rotundamente en la defensa del gendarme único.

¡Hoy  aplicando el pensamiento Gonzalo debemos resolver los problemas nuevos que la revolución mundial demanda! Urge a los comunistas desplegar energía a raudales, unirnos, y como nuestra condición demanda a paso firme y resuelto.¡Los pueblos del mundo claman revolución! Hacer denodados esfuerzos en unirnos por el marxismo de hoy: el maoísmo.

¡Qué diferentes son la lógica del imperialismo y la del pueblo! Provocar disturbios, fracasar, provocar disturbios de nuevo, fracasar de nuevo, y así hasta la ruina: esta es la lógica de los imperialistas y de todos los reaccionarios del mundo frente a la causa del pueblo, y ellos no marcharán nunca en contra de esta lógica. Esta es una ley marxista.

Veamos  los  fracasos de la estrategia yanqui  que vienen del 2010, las sublevaciones conocidas como Primavera Árabe (“Revolución de los Jazmines” en Túnez de 2010-2011, “Revolución Blanca” en Egipto de 2011, Guerra de Libia de 2011, “Revolución de las Cintas Rosas” en Yemen de 2011-2012) cuyo objetivo era  cambiar la correlación de fuerzas en la industria petrolera en beneficio de las potencias francesas, británicas y estadounidenses, pero la realidad confirma el avance del grupo de  Rusia – Turquía – Irán – Siria preparando su nueva ruta de petróleo y seda.La importancia de Siria no solo está ligada a sus reservas de oro negro en el campo de Tayem, yacimientos de gas de Qarah, los pozos de petróleo de Yezl, Hasaka y Deir Ez-Zor sino a su posición clave geoestratégica para Rusia y China.

La OTAN está dominada por los EEUU y hoy con mayor presencia este 2017, no olvidar presente su papel de gendarme el resto es retórica.  Es una estructura de mando que en última instancia está basada en el poder y prioridad militar yanqui. Todo lo demás es efectivamente un vasallaje. El derrocamiento a Gadafi fue apoyado y celebrado con champagne por líderes europeos. Las bases italianas fueron usadas para bombardear Libia, y las fuerzas especiales británicas participaron en el entrenamiento de los mercenarios como ejército regular (dicen “rebeldes islamistas”). Los aviones franceses se ensañaron con el pueblo indefenso bombardeando Libia, ayudaron al rastreo de   Muammar Gadafi y su linchamiento.

Lo establecido por el Presidente Gonzalo, que "el maoísmo, encarnándose en los pueblos del mundo, marcha inconteniblemente a comandar la nueva gran ola de la revolución proletaria mundial": En Perú, India, Filipinas, Nepal y otros países, cientos de miles de obreros y campesinos  bajo la bandera roja del marxismo-leninismo-maoísmo, se han levantado en armas  bajo dirección de los Partidos Comunistas, partidos que enfrentan problemas nuevos  de  la revolución cogiendo el Maoísmo para resolverlos; hoy enfrentamos a tres superpotencias imperialistas que pugnan por repartirse el mundo y cada uno esforzandose en tener superioridad estratégica,  las superpotencias de Rusia y China vienen de la restauración del capitalismo (vienen de los dirigentes seguidores del camino capitalista)  proceso que fue llevado adelante apresando y asesinando a probados dirigentes comunistas y hoy están llamando  a ciertos dirigentes de Nepal, India, Filipinas, PKK, PCR para que los emulen proponiendo: acuerdos  de paz, capitulación, amnistía (trabajo siniestro que realizan con dirigentes en prisión)  llamando al  partido a la capitulación (acá se le dio respuesta contundente que los sofrenó en seco). Otras situaciones:  algunos partidos centran en las atrocidades contrarrevolucionarias que realizan las fuerzas reaccionarias  para  quebrar la moral de  los pueblos, tener mucho cuidado con esos dirigentes que promueven y engrandecen esas campañas, no confundir con acciones heroicas. Y principalmente enfrentamos problemas en lo principal en lo ideológico, urge desarrollar campañas de rectificación y verificación de la militancia desde el Comité Central para fortalecer el salto y pasar de defensiva estratégica, de equilibrio estratégico a la  conquista del poder si fuera el caso, esta acción debe comenzar desde el Comité Central que es el vórtice de lucha e ir vacunando a todos los comités, jamás disperso ver sistema de dirección. Aplastar las posiciones derechistas y no dejar que se estructuren, no dejarlas que levanten cabeza, aplastar las yuntas, es el Comité Central el que debe guiar firme el salto en lo ideológico, esto va a permitir dar el salto en lo orgánico, jamás al revés. No como el PCR que vende sus libros conceptuales (como atalaya) indicando ¿Qué es comunismo?, ¿Qué es revolución? , ¿Qué tareas?, de conceptos librescos no pasan más, desde su fundación a la fecha no avanzan. A todas las organizaciones en mención apelamos a la combativa izquierda de cada Partido a aprender del Presidente Mao: “Cañonear el cuartel general”, en el que levantó la tapa al cuartel general burgués de Liu Shao-chi. En una carta a los guardias rojos, el Presidente Mao señaló que sus acciones revolucionarias “manifiestan la indignación y la condenación contra la clase terrateniente, la burguesía, el imperialismo, el revisionismo y sus lacayos, quienes explotan y oprimen a los obreros, campesinos, intelectuales revolucionarios y partidos y grupos revolucionarios y testimonian que se justifica la rebelión contra los reaccionarios; les expreso mi caluroso apoyo”. Y hoy como anillo al dedo lescalza para algunos dirigentes oportunistas: están capitulando, están por el cretinismo parlamentario, están por entregar los comités populares y armas. En esta nueva situación los comunistas debemos enfrentarla aplicando el maoísmo, firme resolución en unirnos, programar acciones conjuntas con flexibilidad, para pasar a acciones mayores, debemos desarrollar una sagaz y contundente lucha comunista, bregar por unirnos y barrer a los revisionistas de nuevo cuño.

El PCP, basándose en lo establecido en su Línea Internacional, ha llevado a cabo una lucha implacable dentro del MCI contra el revisionismo: por la comprensión del marxismo-leninismo-maoísmo como tercera,  nueva  y superior etapa del marxismo; por la aplicación concreta del maoísmo a las condiciones de cada país, contra las tendencias hegemonistas del PCR en el MRI y su oposición a asumir el maoísmo; por la vigencia universal de la guerra popular; por las contribuciones universales del Presidente Gonzalo, principalmente la militarización de los Partidos Comunistas, y otros puntos.

La Gran Revolución Cultural Proletaria iniciada y dirigida personalmente por el Presidente Mao en las condiciones de la dictadura del proletariado, una gran revolución en la superestructura. Tenemos por objetivo aplastar el revisionismo, recuperar la parte del Poder usurpada por la burguesía, ejercer totalmente la dictadura del proletariado en la superestructura, incluidos todos los dominios de la cultura, consolidar y fortalecer la base económica del socialismo y asegurar que nuestro país siga avanzando por el camino socialista.

En la X Sesión Plenaria del VIII Comité Central del Partido Comunista de China, celebrada en 1962, el Presidente Mao señaló: “Para derrocar el Poder político es siempre necesario, ante todo, crear opinión pública y trabajar en el terreno ideológico. Así proceden las clases revolucionarias, y también las clases contrarrevolucionarias”. Con estas palabras el Presidente Mao asestó un golpe certero a la camarilla revisionista contrarrevolucionaria de Liu Shao-chi. Fue justamente con el único objetivo de preparar la opinión pública para derrocar la dictadura del proletariado que esta camarilla se esforzó tan febrilmente por tomar en sus manos el campo ideológico y la superestructura, ejerció una rabiosa dictadura contrarrevolucionaria sobre el proletariado en los diversos departamentos controlados por ella y el Presidente Mao difundió también: tuvimos que destruir, en primer término, su opinión publica contrarrevolucionaria con la opinión publica revolucionaria.

Viendo las dos colinas al proletariado se le presenta tareas inmediatas, para los comunistas desarrollar campaña de rectificación, verificación de la militancia y cuidar al sistema de dirección como la niña de nuestros ojos como aplicación de una lucha Implacable contra el revisionismo y en aplicación firme de la GRCP.

Hoy en esta fecha del natalicio del Presidente Mao nos reafirmamos en lo establecido por el Presidente Gonzalo, que "EL MAOÍSMO, ENCARNÁNDOSE EN LOS PUEBLOS DEL MUNDO, MARCHA INCONTENIBLEMENTE A COMANDAR LA NUEVA GRAN OLA DE LA REVOLUCIÓN PROLETARIA MUNDIAL". Y llamamos a todo el pueblo peruano a combatir a los traidores y revisionistas de viejo y nuevo cuño, resolviendo los problemas que hoy enfrenta la revolución y como tal la solución saldrá de los cañones de los fusiles de nuestra toda poderosa teoría militar: la Guerra Popular.

Finalmente llamamos a los Partidos Comunistas a enarbolar, defender y aplicar el maoísmo para que sea único mando y guía de la nueva gran ola de la revolución proletaria mundial. Está descrito líneas arriba como están de fracaso en fracaso, pasemos a dinamitarlos con el profundo odio de clase que tenemos.

¡VIVA EL MAOÍSMO, ABAJO EL REVISIONISMO!
¡VIVA EL GLORIOSO PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ!
¡VIVA LA GRAN REVOLUCIÓN CULTURAL PROLETARIA!
¡GLORIA AL PROLETARIADO INTERNACIONAL!
¡VIVA LA REVOLUCIÓN PROLETARIA MUNDIAL!                                                             
                              
                                                                  

Comité Central
Partido Comunista del Perú
Diciembre de 2016
Ediciones
Bandera Roja
reproducido por el
MOVIMIENTO POPULAR PERÚ
Febrero de 2017
[Preparado para la Internet por la revista Sol Rojo]

INDIA: Victoriosa emboscada de los maoístas en Bastar.

correovermello-noticias
New Delhi, 16.02.17
La prensa india informa de un enfrentamiento entre unidades del Ejercito Guerrillero Popular de Liberación y fuerzas represivas en el distrito de Bastar, estado de Chattisgardh. En el mismo han muerto dos miembros de la Fuerza Especial de Tareas (STF en sus siglas en ingles).
Fuentes de la policía dan cuenta que mientras realizaban un operativo en una zona boscosa de Turdiwal, Mardapal, a 70 kilometros de Kondagaon, fuerzas de las STF cayeron en una emboscada de la guerrilla naxalita, resultando muertos un jefe de pelotón y un agente cuyos cuerpos han sido recuperados.
Según el reporte, se siguen produciendo combates en la zona, por lo que el numero de bajas podría aumentar. No se informa de bajas entre las fuerzas revolucionarias. 
 

jueves, 16 de febrero de 2017

A Nova Democracia: El Nuevo Gobierno Yankee Incrementa su Agressión contra los Pueblos


XV años, N ° 184. - 2ª quincena de febrero y Mar. 1ª mitad del 2017

Jailson de Souza
El nuevo gobierno yanqui, encabezado por el archirreacionário Donald Trump, atendiendo a la llamada del establishment, ya dando sus primeros pasos para incrementar el asalto a las naciones oprimidas del Tercer Mundo, la guerra de agresión y rapiña contra ellos, para combatir con el  genocidio y la violencia más cruel las luchas de resistencia nacional de las masas en estas naciones oprimidas. Todo para dar la supervivencia de este sistema ya podrido de explotación y opresión que reina en la tierra.
Yankee bombardeo destruye la ciudad Yakla, 29/01
"Las peculiaridades políticas del imperialismo son la violencia y la reacción en todos la línea", dijo el gran Lenin en su brillante trabajo El Imperialismo, Fase Superior del Capitalismo, publicado en 1916. Hoy en día, más allá de su centenario, la tendencia absoluta del imperialismo  es aún más criminal, más violencia,  genocidio y más reacción. Debido a esto decimos en el # 180, en las palabras de la Asociación de Nueva Democracia (Hamburgo, Alemania): "El próximo gobierno Yankee, con respecto al actual, será más reaccionario, más genocida y descargará más el hambre, la represión y la muerte contra los obreros y el pueblo estadounidense ". Trataremos de hacer la lista de las recientes maniobras del nuevo gobierno yanqui contra las naciones oprimidas, especialmente en el Oriente Medio.
Agresión Odiosa Contra Yemen
La nación yemení fue la primera víctima del nuevo gobierno encabezado por el bandido Trump. El ejército yankee atacó cobardemente, en este 29 de enero,  la ciudad de Yakla en el centro de Yemen, usando bombas lanzadas por aviones no tripulados y helicópteros de combate Apache, bajo el manto de la farsa sangrienta de la "guerra contra el terrorismo".
La información proporcionada en la prensa tanto de 14 personas muertas por este cobarde ataque yanqui. Las víctimas fueron acusadas ​​con prontitud de ser "apoyo de los sospechosos de Al-Qaeda". Los objetivos de los bombardeos incluyen una escuela y una mezquita (casa religiosa del Islam).
Sin embargo, las masas golpeadas vienen respondiendo a la agresión imperialista. En esta operación los Yankees sufrieron pérdidas humanas y materiales. Uno de sus soldados finalmente acabó acribillado en los combates, y otros cuatro heridos. Un avión militar yanqui tuvo que realizer por  daños aterrizaje forzoso, y los testigos afirman que un helicóptero Apache fue derribado. Ambos eventos son una consecuencia de los enfrentamientos con la resistencia nacional.
En un comunicado de prensa emitido por Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), existe la denuncia de que en realidad eran 30 el número de víctimas fatales del ataque yanqui criminal y que ninguno de ellos pertenecía a las filas de la organización.
Este ataque demuestra que contra el imperialismo no existen leyes o derechos humanos que valga la pena, ya que pueden, impunemente, convertir a cualquier "sospechoso" en objetivo certero de su bombardeos indiscriminados y en contra de la población civil de un país saqueado. Estas son las "características políticas del imperialismo": la violencia y la reacción en toda la línea, como dijo Lenin.



miércoles, 15 de febrero de 2017

India: Policías en alerta mientras los maoístas se preparan para las celebraciones anuales.

VISAKHAPATNAM: Las fuerzas de seguridad en la frontera de Andhra Odisha (AOB) y sus homólogos en Odisha están en alerta mientras los maoístas se preparan para celebrar el 50 aniversario de la Gran Revolución Cultural Proletaria (GPCR) y el Levantamiento Armado de Naxalbari, así como el centenario de la Revolución de Octubre y el bicentenario del nacimiento de Karl Marx. Otros eventos también están alineados para la observancia del año, como la Semana de los Mártires, el Día de la Formación de los Maoistas del CPI y la Semana del PLGA.
Los policías sospechan que los maoístas están desarollando un acto de venganza por el pasado encuentro de Ramaguda, y dicen también que los maoístas pueden participar en actividades violentas para mostrar su presencia. Un documento publicado en nombre de su secretario general Ganapati instó recientemente a los cuadros a utilizar las ocasiones como una plataforma para los reclutamientos y crear conciencia entre la gente para librar una guerra contra el estado.
El GPCR se observa antes de mayo, mientras que el levantamiento de Naxalbari se celebra del 23 al 29 de mayo. Los maoístas celebrarán la Semana de los Mártires del 28 de julio al 3 de agosto seguida del día de formación del partido del 21 al 27 de septiembre, 7 a 13 y PLGA semana del 2 al 8 de diciembre.
Las fuerzas de seguridad perciben que los naxales golpearán en lugares aleatorios para dejar claro que el movimiento está muy vivo. Fuentes policiales informaron que según el documento maoísta del CPI, los naxales organizarán campañas de reclutamiento, procesiones armadas, manifestaciones, encuentros públicos y encuentros grupales en zonas guerrilleras.
"El documento insta a los filas maoístas a exhortar al pueblo a participar en la nueva revolución democrática y unirse a la guerra popular en gran número y ser más militantes. Generalmente, los naxales participan en actividades violentas durante las celebraciones del PLGA y otras ocasiones. Pero sus planes cambiaron en los últimos años, por lo que no podemos esperar que estén tranquilos ", dijo a TOI un policía mayor involucrado en operaciones anti-naxal.

Filipinas: Combates entre la guerrilla comunista y el ejército fascista

Los enfrentamientos registrados desde el sábado entre el Ejército de Filipinas y la guerrilla comunista del Nuevo Ejército del Pueblo se han saldado con al menos un militar muerto y varios heridos.
Los combates han tenido lugar en zonas de la isla de Mindanao, según ha confirmado el portavoz del Ejército, Rhyan Batchar, quien ha informado sobre varias ataques y emboscadas de la guerrilla comunista desde el sábado, según ha informado el diario local 'Inquirer'.
Una violenta batalla tuvo lugar en Santiago (Agusan del Norte) el sábado por la tarde, causando la muerte de un soldado y dos civiles.
Cinco soldados también resultaron heridos durante un combate en Santo Nino (Cagayan).
Un soldado de la 10ª División de Infantería resultó herido en Alabel (Sarangani).
Varios otros combates ocurrieron sin víctimas.
El ministro de Defensa de Filipinas, Delfin Lorenzana, aseguró el martes que el Gobierno ha declarado una "guerra total" contra la guerrilla comunista, resaltando que el fin de las negociaciones es "formal".
"El Gobierno no ha cumplido con su obligación de amnistiar y liberar a todos los presos políticos", resaltó el portavoz del Nuevo Ejército del Pueblo, Ka Oris, recordando que las liberaciones debían haber tenido lugar 60 días después del anuncio del alto el fuego, el 28 de agosto de 2016.
 
El domingo soldados detuvieron a seis presuntos nuevos reclutas Nuevo Ejército del Pueblo en Alabel. 
 

martes, 14 de febrero de 2017

Golpea duro, pero no mates (Lenin, 1901)

lenin1-470x313

El siguiente texto fue escrito por Lenin para la revista “Zarya”, en 1901.

El 23 de enero, en Nizhni Nóvgorod, en una audiencia especial del tribunal de Moscú, con participación de representantes de los estamentos, se juzgó el caso del asesinato del campesino Timoféi Vasílievich Vózdujov, quien había sido conducido a la comisaría de policía “para que se le pase la borrachera”, y allí fue golpeado por cuatro agentes de policía: Shelemétiev, Shulpín, Shibáev y Oljovin y el inspector interino de la comisaría Panov a tal punto, que al día siguiente moría en un hospital.
Este es el relato sucinto de un hecho simple, que proyecta viva luz sobre lo que ocurre continua y habitualmente en nuestras comisarías de policía.
Según las brevísimas informaciones de los diarios, el incidente se desarrolló así: el 20 de abril, Vózdujov llegó en un coche de punto a la casa del gobernador. Salió el conserje de la casa del gobernador; ese conserje declaró en el tribunal que Vózdujov no llevaba gorra, que había bebido, pero no estaba borracho, y que se quejaba de la oficina de un embarcadero donde se negaron a venderle el pasaje para una travesía (?). El conserje ordenó al agente de facción Shelemétiev que llevase a Vózdujov a la comisaría de policía. Vózdujov estaba tan poco bebido que conversó tranquilamente con Shelemétiev y, al llegar a la comisaría, dio con toda claridad su nombre y condición al inspector Panov. A pesar de eso, Shelemétiev –sin duda con conocimiento de Panov, quien acababa de interrogar a Vózdujov– “empujó” a éste no al calabozo donde había varios borrachos, sino “al local de guardia”, situado al lado. Al empujarlo, enganchó su sable en la manija de la puerta, se hirió ligeramente la mano y se imaginó que era Vózdujov quien retenía su sable; se arrojó entonces sobre él y comenzó a golpearlo, gritando que le había cortado la mano. Lo golpeó con toda su fuerza en la cara, en el pecho, en los costados; lo golpeó de tal manera, que Vózdujov cayó de espaldas, dando con la cabeza contra el suelo, mientras pedía clemencia. “¿Por qué me golpean? –decía, según declaró un testigo que se encontraba en el calabozo (Semajin)–. No soy culpable. ¡Perdónenme, por amor de Dios!” Según la declaración del mismo testigo, Vózdujov no estaba borracho; más bien parecía estarlo Shelemétiev. El hecho de que Shelemétiev le estaba dando una “lección” (¡es la expresión que recoge el acta de la acusación!) a Vózdujov, llegó a oídos de los compañeros de aquél, Shulpín y Shibáev, que bebían en la comisaría desde el primer día de Pascua (el 20 de abril era martes, tercer día de Pascua). Estos se presentaron en el local de guardia junto con Oljovin, quien venía de otra comisaría, y agredieron a Vózdujov a puñetazos y puntapiés. Luego apareció también el inspector Panov y golpeó a su vez a Vózdujov en la cabeza con un libro y con los puños. “Lo golpearon tanto, tanto –dice una mujer que estaba detenida– que a mí se me revolvía el estómago de espanto.” Cuando la “lección” hubo terminado, el inspector ordenó con toda tranquilidad a Shibáev que limpiara la sangre de la cara del castigado –¡así estará más presentable, si acaso llegasen a verlo las autoridades!–, y que lo arrojaran al calabozo. “¡Hermanitos! –les dijo Vózdujov a los otros detenidos–, ¿ven cómo golpea la policía? ¡Sean mis testigos, los demandaré!” Pero no pudo demandarlos: al día siguiente por la mañana lo encontraron inconsciente y lo enviaron al hospital, donde murió ocho horas después, sin haber vuelto en sí. La autopsia reveló diez costillas rotas, equimosis en todo el cuerpo y un derrame cerebral.
El tribunal condenó a Shelemétiev, Shulpín y Shibáev a cuatro años de trabajos forzados, y a Oljovin y Panov a un mes de arresto, reconociéndolos culpables únicamente de “conducta injuriosa”…
Comenzaremos nuestro examen por dicha sentencia. Los condenados a trabajos forzados eran acusados en virtud de los artículos 346 y 1490, 2a parte, del Código Penal. El primero de estos artículos establece que un funcionario que cause heridas o lesiones en ejercicio de sus funciones merece la pena máxima “prevista para ese delito”. Y el artículo 1490, 2a parte, establece para las torturas, cuando produzcan la muerte, de 8 a 10 años de trabajos forzados. En lugar de aplicar la pena máxima, el tribunal de representantes de estamentos y jueces de la Corona redujo el castigo en dos grados (sexto grado: de 8 a 10 años de trabajos forzados; séptimo grado, de 4 a 6 años), es decir, efectuó la máxima reducción permitida por la ley para el caso de circunstancias atenuantes y, además, prescribió la pena mínima del grado inferior. En una palabra, el tribunal hizo lo que pudo para suavizar la pena de los inculpados; y aun más de lo que podía, ya que la ley de “pena máxima” fue eludida. No queremos, por cierto, decir que la “estricta justicia” exigía precisamente 10, y no 4 años de trabajos forzados; lo importante aquí es que los asesinos hayan sido reconocidos como tales y condenados a trabajos forzados. Pero es imposible dejar de señalar la tendencia singularmente característica del tribunal formado por jueces de la Corona y representantes de los estamentos: cuando juzgan a funcionarios policiales, están predispuestos a demostrar la mayor condescendencia; cuando juzgan los delitos contra la policía, manifiestan, como es sabido, una severidad despiadada(1).
En cuanto al señor inspector… ¡Vamos, cómo no ser condescendiente con él! Recibió a Vózdujov cuando lo trajeron, y, es evidente, dio la orden de no llevarlo directamente al calabozo, sino primero –para darle una lección– al local de guardia; participó en el brutal castigo con sus puños y un libro (debía de ser el Código), después dispuso que se hicieran desaparecer las huellas del delito (lavar la sangre), y la noche del 20 de abril, cuando regresó el comisario Mujánov, informó que “todo va bien (¡textual!) en la comisaría”. El no tiene nada que ver con los asesinos, sólo es culpable de acto injurioso, de simple acto injurioso, castigado con arresto. Es muy natural que este caballero, el señor Panov, no culpable de asesinato, preste todavía servicio en la policía con el grado de suboficial de la policía rural. El señor Panov sólo trasladó su eficaz actividad organizadora de “lecciones” para la gente común, de la ciudad al campo. Dígame en conciencia, lector, si el inspector de policía Panov puede interpretar la sentencia del tribunal de otra manera que como un consejo: en el futuro habrá que disimular mejor las huellas del delito, dar “lecciones” de manera tal que no dejen rastros. Ordenaste lavar la sangre del rostro de un moribundo: eso está muy bien; pero dejaste morir a Vózdujov, y eso, hermanito, es una negligencia. En el futuro debes ser más cuidadoso, y métete bien en la cabeza el primero y último mandamiento del Derzhimorda(2) ruso: “¡Golpea duro, pero no mates!”.
Desde el punto de vista humano, la sentencia del tribunal respecto de Panov es una simple parodia de justicia; demuestra el deseo verdaderamente servil de hacer recaer toda la responsabilidad sobre los funcionarios subalternos de la policía y librar de culpa a su jefe directo con cuyo conocimiento, asentimiento y participación se infligió la brutal paliza. Desde el punto de vista jurídico, esta sentencia es un modelo de la casuística de que son capaces los jueces burocráticos que, personalmente, no están muy por encima del inspector de policía. La palabra fue dada al hombre para ocultar sus pensamientos, dicen los diplomáticos; la ley fue hecha para falsear el concepto de la culpa y de la responsabilidad, pueden decir nuestros juristas. En efecto, ¡qué sutil arte jurídico no se requerirá para convertir en simple acto injurioso la participación en torturas! Un hombre que en la mañana del 20 de abril hizo caer, quizá, la gorra de la cabeza de Vózdujov, es culpable del mismo delito –menos que delito, “infracción”– que Panov. Por el simple hecho de haber tomado parte en una riña (no en una paliza a un hombre indefenso), si en ella se causara la muerte de una persona, corresponde un castigo más severo que el que se le aplicó al inspector de policía. Los trapaceros del tribunal aprovecharon, en primer lugar, el hecho de que por torturas en el ejercicio de un cargo la ley establece diversas penalidades, dejando libre al juez el determinar, de acuerdo con las circunstancias, si corresponden dos meses de prisión o confinamiento perpetuo en Siberia. No trabar excesivamente la acción del juez con limitaciones formales, dejarle cierta libertad de acción es, desde luego, una regla muy razonable; por ella, más de una vez nuestros profesores de derecho penal elogiaron la legislación rusa y destacaron su liberalismo. Pero al elogiarla, olvidaban sólo el detalle de que para aplicar disposiciones razonables se requieren jueces que no se limiten al papel de meros funcionarios, se requiere que representantes de la sociedad formen parte del tribunal y la opinión pública participe en el examen de la causa. En segundo lugar, el fiscal sustituto acudió en este caso en ayuda del juez al retirar la acusación de tortura y crueldad contra Panov (y Oljovin), y pedir que se los castigara por conducta injuriosa. El fiscal sustituto se remitió, por su parte, a las conclusiones de los expertos quienes negaron que los golpes dados por Panov constituyeran torturas especialmente graves y prolongadas. El sofisma jurídico, como se ve, no se caracteriza por su complejidad: como Panov pegó menos que los otros, se puede decir que sus golpes no fueron especialmente graves, y si no fueron especialmente graves, se puede llegar a la conclusión de que no fueron “torturas y crueldades”; y si no fueron torturas y crueldades, significa que fue un simple acto injurioso. Todo se arregla a satisfacción de todos, y el señor Panov queda en las filas de los guardianes del orden y la decencia…(3)
Nos hemos referido al problema de la participación de representantes de la sociedad en el tribunal y al papel de la opinión pública. La causa que hemos comentado ilustra perfectamente, en forma general, dicha cuestión. Ante todo, ¿por qué el asunto lo examinó un tribunal constituido por jueces de la Corona y representantes de los estamentos y no un tribunal de jurados? Porque el Gobierno de Alejandro III, que ha declarado una lucha despiadada contra todos los esfuerzos de la sociedad por la libertad y la independencia, comprendió muy pronto que el tribunal de jurados era peligroso. La prensa reaccionaria declaró que el tribunal de jurados era un “tribunal de la calle”, y desató contra él una campaña de acosamiento que, dicho sea de paso, continúa hasta ahora. El Gobierno adoptó un programa reaccionario: después de haber vencido el movimiento revolucionario de la década del 70, declaró impúdicamente a los representantes de la sociedad que los consideraba como “de la calle”, como al populacho, que no debía inmiscuirse en la legislación, ni en la dirección del Estado, que debía ser expulsado de los santuarios donde se administra justicia a los ciudadanos de Rusia, según el método de los señores Panov. En 1887 se promulgó una ley según la cual los asuntos relacionados con delitos cometidos por funcionarios y contra funcionarios, son retirados de la competencia del tribunal de jurados y confiados a un tribunal formado por jueces de la Corona y por representantes de los estamentos. Como se sabe, esos representantes de los estamentos incorporados en un mismo colegio con los jueces burocráticos, son figurantes mudos que desempeñan el lamentable papel de testigos dispuestos a firmar todas las decisiones que se dignen tomar los funcionarios del Departamento de Justicia. Esta es una de las leyes integrantes de un largo cortejo que se extiende a través de toda esta última época reaccionaria de la historia rusa, y unidas entre sí por una aspiración común: restablecer un “poder firme”. Bajo la presión de las circunstancias el poder se había visto obligado, en la segunda mitad del siglo XIX, a entrar en contacto con la “calle”, pero la composición de esa calle cambiaba con una rapidez sorprendente, la gente ignorante era reemplazada por ciudadanos que comenzaban a tener conciencia de sus derechos y que eran capaces incluso de promover combatientes que lucharan por los derechos. Al darse cuenta de ello, el Gobierno, aterrorizado, dio un salto atrás y ahora hace esfuerzos convulsos para rodearse de una muralla china, para encerrarse en una fortaleza inaccesible a toda manifestación de iniciativa social… Pero me he apartado un tanto de mi tema.
Así pues, gracias a una ley reaccionaria, la calle ha sido despojada del derecho a juzgar a los representantes del poder. Los funcionarios juzgan a los funcionarios. Esto no sólo se reflejó en la sentencia, sino también en todo el carácter de la instrucción previa y del proceso judicial. El tribunal de la calle es valioso precisamente porque trae una corriente de aire fresco a esa atmósfera de formalismo oficinesco de que están impregnadas hasta la médula nuestras instituciones gubernamentales. A la calle no le interesa sólo e incluso no tanto saber si una acción determinada será considerada como injuria, como acto de violencia o como tortura, o qué pena se aplicará, sino también descubrir hasta la raíz y poner de manifiesto públicamente todos los hilos sociales y políticos del crimen y el significado del mismo para extraer del juicio enseñanzas de moral y de política práctica. La calle no quiere ver en el tribunal un simple “lugar de audiencias”, donde los oficinistas apliquen los artículos del Código Penal que correspondan a tales o cuales casos, sino una institución pública que revele las lacras del régimen actual y proporcione material para criticarlo y, por consiguiente, para corregirlo. La calle, impulsada por las realidades prácticas de la vida social y por el crecimiento de la conciencia política, llega a descubrir por su intuición esa verdad que con tanta dificultad y timidez persigue, obstaculizada por sus trabas escolásticas, nuestra jurisprudencia académica oficial, a saber: que en la lucha contra el delito tiene mucha más importancia la modificación de las instituciones sociales y políticas que la aplicación de determinados castigos. Por esa razón los periodistas reaccionarios y el Gobierno reaccionario odian –y no pueden dejar de odiar– al tribunal de la calle. Por esa razón la reducción de la competencia del tribunal de jurados y la restricción de la publicidad pasan como un hilo de engarce a través de toda la historia de Rusia posterior a la Reforma, con la particularidad de que el carácter reaccionario de la época “posterior a la Reforma” se revela exactamente al día siguiente de entrar en vigor la ley de 1864, que reformó nuestra “institución judicial”(4). Y precisamente en el caso que nos ocupa se siente con fuerza especial la ausencia del “tribunal de la calle”. ¿Quién hubiera podido interesarse, en este juicio, por el aspecto social del problema y esforzarse por presentarlo en toda su amplitud? ¿El fiscal? ¿Un funcionario que mantiene estrechísimas relaciones con la policía, que comparte con ella la responsabilidad por el mantenimiento de los detenidos y por la manera en que se los trata, y que en algunos casos es el propio jefe de policía? Ya vimos que el fiscal sustituto había renunciado incluso a acusar a Panov de tortura. ¿El demandante civil, en el caso de que la viuda del asesinado, que compareció ante el tribunal en calidad de testigo de Vózdujov, hubiera entablado querella contra los asesinos? ¿Pero cómo hubiera podido ella, una mujer simple, saber que existe demanda civil en el proceso judicial? Y aunque lo hubiese sabido, ¿habría podido contratar un abogado? Y de haber podido, ¿habría encontrado un abogado que pudiera y quisiera atraer la atención pública hacia los procederes desenmascarados por este asesinato? Y en caso de haber encontrado tal abogado, ¿habría podido mantener encendido su “ardor cívico” ante “delegados” de la sociedad tales como los representantes de los estamentos? He aquí un alcalde del subdistrito –me refiero al tribunal provincial–, quien se muestra turbado por su indumentaria campesina, no sabe qué hacer con sus botas engrasadas y sus toscas manos de mujik, mira con susto a Su Excelencia, el presidente del tribunal, sentado a la misma mesa que él. He aquí un alcalde de la ciudad, un comerciante corpulento que respira penosamente dentro del uniforme, al que no está acostumbrado, con la cadena pendiendo del cuello, esforzándose por imitar a su vecino, un mariscal de la nobleza, un señor con uniforme de noble, de exterior pulcro, de maneras aristocráticas. Y junto a ellos los jueces, hombres que han pasado por la larga escuela en que los funcionarios arrastran su pesada cadena, verdaderos escribientes, encanecidos en sus oficinas, conscientes de la importancia de la tarea que deben realizar, es decir, juzgar a los representantes del poder, a quienes el tribunal de la calle es indigno de juzgar. ¿Acaso este ambiente no quitaría las ganas de hablar al abogado más elocuente, no le recordaría el viejo proverbio: “no arrojéis margaritas…”?
Y por todo eso el asunto se tramitó a toda carrera, como si hubieran deseado desembarazarse de él lo antes posible(5), como si se temiera remover a fondo toda esa inmundicia: se puede vivir al lado de una letrina, acostumbrarse, no darse cuenta, habituarse, pero basta empezar a limpiarla para que el hedor sea indefectiblemente percibido por todos los habitantes, no sólo de la casa en cuestión, sino aun por los de las casas vecinas.
He aquí las preguntas que se imponían por lógica, y que nadie se tomó el trabajo ni siquiera de aclarar. ¿Por qué se dirigió Vózdujov en coche a casa del gobernador? El acta de acusación –ese documento que encarna el esfuerzo de la acusación por descubrir el delito en su totalidad–, lejos de responder a esa pregunta, incluso la elude directamente, diciendo que Vózdujov “fue arrestado en estado de ebriedad, en el patio de la casa del gobernador, por el agente de policía Shelemétiev”. Esto da lugar a suponer incluso que Vózdujov se dedicaba a armar escándalos. ¡¿Y dónde?! ¡En el patio de la casa del gobernador! Pero en realidad Vózdujov había ido en coche de punto a casa del gobernador para presentar una queja; esto es un hecho establecido. ¿Por qué motivo se quejaba? El conserje de la casa del gobernador, Ptitsin, dice que Vózdujov se quejaba de la oficina de un embarcadero donde le habían negado la venta del pasaje para un viaje (?). El testigo Mujánov, ex comisario de la comisaría donde se golpeó a Vózdujov (ahora director de la prisión provincial en la ciudad de Vladímir), dice haber oído de la mujer de Vózdujov que ella y su marido habían estado bebiendo, y que habían sido golpeados en Nizhni Nóvgorod –en la comisaría del puerto fluvial y en la de Rozhdéstvenski– y que precisamente a causa de esos golpes Vózdujov quería elevar una queja al gobernador. A pesar de la evidente contradicción que surge de las declaraciones de esos testigos, el tribunal no toma ninguna medida para poner en claro la cuestión. Por el contrario, cualquiera tendría pleno derecho a suponer que el tribunal no quería aclarar esta cuestión. La mujer de Vózdujov fue testigo ante el tribunal, pero nadie se preocupó por preguntarle si efectivamente ella y su marido habían sido golpeados en varias comisarías policiales de Nizhni Nóvgorod; en qué circunstancias fueron detenidos; en qué locales se los golpeó, quiénes lo hicieron; si efectivamente su marido quería presentar una queja ante el gobernador; si su marido había hecho saber a alguien más esa intención. El testigo Ptitsin que, en su calidad de funcionario de la oficina del gobernador, podía no estar dispuesto a escuchar las quejas que Vózdujov –a quien sin estar borracho había que hacerle pasar la borrachera– quería formular contra la policía, encargó al policía borracho Shelemétiev llevar al quejoso a la comisaría hasta que se le pasara la borrachera; sin embargo, este interesante testigo no fue sometido a careo. El cochero Krainov, que había llevado a Vózdujov a la casa del gobernador y luego a la comisaría, tampoco fue interrogado a su vez, para saber si Vózdujov le había informado del motivo por el cual iba a casa del gobernador. ¿Qué le dijo exactamente a Ptitsin? ¿Nadie más había oído esa conversación? El tribunal se limitó a dar lectura a la breve declaración de Krainov, quien no se presentó (y quien afirmó que Vózdujov no estaba ebrio, sólo un poco bebido), y el fiscal sustituto no se preocupó lo más mínimo por obtener la comparecencia de este importante testigo. Si se tiene en cuenta que Vózdujov era suboficial de la reserva, y que por lo tanto no le faltaba experiencia, que debía conocer un poco las leyes y las órdenes, que incluso después de la última paliza que le causó la muerte dijo a sus compañeros de calabozo “los demandaré”, resulta más que evidente que se dirigía a la casa del gobernador llevando, precisamente, una queja contra la policía, que el testigo Ptitsin mintió para proteger a la policía y que esos jueces y fiscal serviles no querían que esta molesta historia surgiera a la luz.
Prosigamos. ¿Por qué y a raíz de qué se golpea a Vózdujov? El acta de acusación presenta, una vez más, el caso de la manera lo( más ventajosa posible… para los acusados. “El motivo del castigo”, se aduce, habría sido el corte que se produjo en la mano de Shelemétiev en el momento en que empujaba a Vózdujov al local de guardia. Se tratarla de saber por qué se empujó a Vózdujov, quien había hablado tranquilamente con Shelemétiev y Panov (¡y admitamos que hubiera sido en verdad necesario empujarlo!), no al calabozo, sino primero al local de guardia. Había sido conducido a la comisaría hasta que se le pasara la borrachera, en el calabozo se encontraban ya varios borrachos, y allí fue a parar más tarde también Vózdujov: ¿por qué entonces Shelemétiev, después de haberlo “presentado” a Panov, lo empujó hacia el local de guardia? Es evidente que precisamente para darle una paliza. En el calabozo había gente, pero en el local de guardia Vózdujov estaría solo, y en ayuda de Shelemétiev vendrían sus compañeros y el señor Panov, a quien en ese momento le estaba “confiada” la comisaría número 1. El brutal castigo fue provocado, en consecuencia, no por un motivo casual, sino con premeditación. No puede admitirse más que una de estas dos hipótesis: o bien todos los que son llevados a la comisaría para que se desemborrachen (aunque se comporten de manera perfectamente tranquila y decente), son enviados primero al local’ de guardia para “recibir una lección”, o bien Vózdujov fue llevado para darle una paliza precisamente porque había ido a casa del gobernador para quejarse contra la policía. Las informaciones de los diarios sobre el caso son tan breves que resulta difícil pronunciarse categóricamente en favor de la segunda hipótesis (que no es de ninguna manera inverosímil); pero la instrucción preliminar y la judicial habrían podido sin duda aclarar por completo esta cuestión. El tribunal, se sobreentiende, no prestó la menor atención a este aspecto. Digo “se sobreentiende”, porque la indiferencia de los jueces refleja, en este caso, no sólo el formalismo burocrático, sino también el concepto habitual del hombre común ruso: “¡Y qué tiene eso de sorprendente! ¡En una comisaría de policía han matado a un mujik borracho! ¡Cosas peores pasan entre nosotros!” Y nuestro hombre común nos citará decenas de casos mucho más indignantes, y que además han pasado sin que fueran castigados los culpables. Los ejemplos que cite nuestro hombre serán absolutamente justos; sin embargo, está totalmente equivocado y su razonamiento no revela más que la extrema miopía del filisteo. ¿No será porque esas brutalidades constituyen una práctica cotidiana y habitual en cualquier comisaría de policía que son posibles en nuestro país casos incomparablemente más indignantes de brutalidades policiales? ¿Y no resultará impotente nuestra indignación ante casos excepcionales, porque contemplamos los casos “normales” con esa indiferencia que nos ha dado la costumbre? ¿Porque nuestra indiferencia no se perturba, ni aun cuando un hecho tan corriente y tan trivial como una paliza a un “mujik” borracho (o presuntamente borracho) en una comisaría de policía, suscita protestas de parte de ese mismo mujik (que ya debería haberse acostumbrado), quien paga con su vida la atrevida tentativa de quejarse humildemente al gobernador?
Hay otra razón que impide soslayar este caso tan común. Se ha dicho, hace ya mucho tiempo, que la significación preventiva del castigo no reside en su severidad, sino en su inminencia. Lo importante no es que por un delito se haya fijado una pena dura, sino que ni un solo delito quede impune. También en este sentido reviste interés el caso que examinamos. Las palizas ilegales y brutales que propina la policía tienen lugar en el Imperio Ruso, puede decirse sin exageración, todos los días y a todas horas(6). Pero los culpables sólo comparecen ante el tribunal en casos excepcionales y muy de tarde en tarde. Esto no puede sorprendernos en absoluto, ya que el criminal es esa misma policía a la cual se ha confiado en Rusia el descubrimiento de los crímenes. Pero esto nos obliga a dedicar una atención tanto mayor, aunque poco común, a los casos en que el tribunal se ve obligado a descorrer el velo que cubre los hechos corrientes.
Prestemos atención, por ejemplo, a la forma en que los policías administran una paliza. Son cinco o seis, actúan con una crueldad de bestias, muchos de ellos están bebidos y todos tienen sable. Pero ninguno de ellos golpea jamás a su víctima con el sable. Son personas de experiencia y saben muy bien cómo se debe golpear. Un sablazo es una prueba, pero te zurran a puñetazos y veremos cómo pruebas luego que te han golpeado en la policía. “Fue zurrado durante una riña, nosotros detuvimos a un hombre molido a golpes”, ¡ni visto ni oído! Aun en el presente caso, en el cual por casualidad el hombre fue muerto a golpes (“qué mala idea tuvo de morirse; era un mujik robusto, ¿quién podía suponer que eso ocurriera?”), la acusación debió probar, con las declaraciones de los testigos, que “Vózdujov, antes de ser llevado a la comisaría, gozaba de perfecta salud”. Evidentemente, los asesinos, que siempre negaron que lo golpearan, dijeron que lo habían traído ya molido a golpes. Y encontrar testigos para un caso de este género, es cosa increíblemente dificultosa. Por una feliz casualidad, la ventanilla del calabozo que da al local de guardia no estaba cerrada del todo; la verdad es que en lugar de vidrios se había colocado en la ventanilla una chapa de hojalata con agujeros, y del lado del local de guardia esos agujeros estaban tapados con un cuero; pero con el dedo se podía levantar el cuero y entonces, desde el calabozo, se veía lo que pasaba en el local de guardia. Sólo por esta circunstancia se logró reconstituir totalmente en el tribunal la escena de la “lección”. Pero una anomalía como esa de la ventana mal tapada sólo pudo ocurrir en el siglo pasado; en el siglo XX, con toda seguridad, la ventanita del calabozo que da al local de guardia en la comisaría de la fortaleza de Nizhni Nóvgorod está herméticamente cerrada… Y como no hay testigos, ¡guay del que caiga en el local de guardia!
En ningún país existen tantas leyes como en Rusia. Hay entre nosotros leyes para todo. Existe también un reglamento especial para casos de detención, en el que se establece con pormenores que la detención es legal sólo en locales especiales, sometidos a una vigilancia especial. Como se advierte, la ley se cumple: en la comisaría existe un “cala bozo” especial. Pero antes de entrar al calabozo “es costumbre” que a uno lo “empujen” “al local de guardia”. Y aunque la función del local de guardia, como verdadera cámara de torturas, aparezca de manera absolutamente evidente a lo largo de todo el proceso, la autoridad judicial no pensó siquiera en fijar su atención sobre este hecho. En efecto, ¡no podemos esperar que los fiscales denuncien las barbaridades de nuestra autocracia policial, ni que tomen medidas contra ella!
Ya nos hemos referido al problema de los testigos en asuntos de esta índole. En el mejor de los casos, sólo pueden ser testigos personas que se encuentran en manos de la policía; sólo como excepción sería posible que un extraño lograse presenciar una “lección” dada en una comisaría. Y en cuanto a los testigos que se encuentran en manos de la policía, son presionables por ésta. Así fue en el caso que examinamos. El testigo Frolov, que en el momento del asesinato se hallaba en el calabozo, afirmó, en el curso de la instrucción previa, que Vózdujov había sido golpeado por los agentes y por el inspector de policía; luego retiró su denuncia contra el inspector Panov, y ante el tribunal ya declaró que ningún policía había golpeado a Vózdujov, que fueron Semajin y Bárinov (otros dos detenidos que fueron los principales testigos de cargo) quienes lo habían instigado a declarar contra la policía, que no había sido instigado ni aleccionado por ésta. Los testigos Fadéev y Antónova declararon que en el local de guardia nadie le había puesto un dedo encima a Vózdujov: todos estaban tranquilos y pacíficos, y no hubo disputa alguna.
Como se ve, un hecho de los más corrientes. Y las autoridades judiciales lo admitieron con su acostumbrada indiferencia. Existe una ley que castiga con bastante severidad el falso testimonio; la iniciación de un juicio contra esos dos falsos testigos habría arrojado más luz sobre los abusos de la policía, contra los cuales están prácticamente indefensos quienes tienen la desgracia de caer en sus garras (y esta desgracia le ocurre regular y constantemente a centenares de miles de personas “comunes”); pero el tribunal solo piensa en la aplicación de tal artículo del código, y jamás en esa falta de protección. Y ese detalle del proceso, como lodos los demás, demuestra con claridad cuál es esa sólida red que lo abarca todo, esa lacra tan arraigada, para librarse de la cual es necesario abolir todo el sistema de autocracia policial y de absoluta carencia de derechos para el pueblo.
Hace unos treinta y cinco años, el célebre escritor ruso F. M. Reshétnikov tuvo un percance desagradable. Se dirigía’, en San Petersburgo, a la Asamblea de la Nobleza, creyendo equivocadamente que allí se daba un concierto. Los policías no lo dejaron entrar y le gritaron: “¿Adónde vas? ¿Quién eres?” –“Un obrero”, respondió en tono grosero F. M. Reshétnikov, enojado. El resultado de esta respuesta cuenta Gleb Uspenski– fue que Reshétnikov pasó la noche en la comisaría, de la cual salió golpeado, despojado de su dinero y sin anillo. “Pongo en conocimiento de este hecho a Vuestra Excelencia –escribía Reshétnikov en una solicitud al director de policía de San Petersburgo–. Nada reclamo. Sólo me permito importunarlo para solicitar que los comisarios de policía, inspectores y agentes de policía no golpeen a la gente del pueblo… Aun sin ello ya este pueblo tiene que soportar mucho.”(7)
El modesto ruego con que hace ya tanto tiempo un escritor ruso osó importunar al jefe de policía de la capital, ha quedado hasta ahora sin cumplir, y no puede cumplirse en tanto persista nuestro régimen político. Pero en el momento actual la atención de todo hombre honesto, atormentado por el espectáculo de la brutalidad y la violencia, es atraída por el nuevo y vigoroso movimiento popular, que concentra fuerzas para barrer de la faz de la tierra rusa toda manifestación de salvajismo y para realizar los más nobles ideales de la humanidad. Durante estas últimas décadas* el odio hacia la policía ha crecido y se ha arraigado profundamente en las masas de gente sencilla. El desarrollo de la vida urbana, el incremento de la industria, la difusión de la instrucción, todo eso ha sembrado, aun en las masas ignorantes, la aspiración a una vida mejor y la conciencia de la dignidad humana; la policía, sin embargo, sigue siendo tan arbitraria y brutal como siempre. A su brutalidad se ha agregado, simplemente, un mayor refinamiento en la búsqueda y el acoso de un nuevo enemigo, el más temible: todo lo que aporta a las masas populares un rayo de conciencia de sus derechos y de fe en sus fuerzas. Fecundado por esta conciencia y por esta fe, el odio popular encontrará una salida no en una venganza salvaje, sino en la lucha por la libertad.


Notas:
(1) A propósito, he aquí un hecho más que permite apreciar la medida de castigo que nuestros tribunales aplican por diversos delitos. Algunos días después del juicio celebrado contra los asesinos de Vózdujov, el tribunal de la región militar de Moscú juzgó a un soldado que servía en la brigada de artillería de la guarnición y que había robado 50 pantalones y unos cortes de botas mientras estaba de guardia en el depósito. Sentencia: cuatro años de trabajos forzados. La vida de un hombre en manos de la policía tiene el mismo valor que 50 pantalones y unos cortes de botas confiados a un centinela. En esta original “equivalencia” se refleja, como el sol en una gota de agua, todo el régimen de nuestro Estado policíaco. La persona, frente al poder del Estado, no es nada; la disciplina interna lo es todo… no, perdón: “todo” sólo para los de abajo. El ratero va a trabajos forzados, pero los grandes ladrones, los magnates, los ministros, los directores de banco, los constructores de ferrocarriles, los ingenieros, los contratistas, etc., que se embolsan decenas y centenares de miles de los bienes del fisco, ésos, en el peor y más raro de los casos, pagan con el confinamiento en provincias apartadas, donde pueden vivir bien gracias al dinero que han robado (por ejemplo, los banqueros confinados en Siberia Occidental), desde donde les es fácil escapar al extranjero (por ejemplo, el coronel de gendarmería Méranville de Saint-Clair).
(2) Derzhimorda: nombre de un policía en la comedia del escritor ruso N. V. Gógol El Inspector. Nombre genérico para designar al opresor y tirano insolente y grosero.
(3) En lugar de denunciar en toda su amplitud los escándalos ante los tribunales y ante la sociedad, se prefiere, en nuestro país, escamotear los asuntos en el tribunal y salir del paso con órdenes y circulares plagadas de frases ampulosas, pero hueras. Por ejemplo, el jefe de policía de Oriol acaba de publicar una orden que, en confirmación de disposiciones anteriores, invita a los comisarios de policía a que, personalmente o por intermedio de sus ayudantes, recomienden encarecidamente a los funcionarios subalternos de la policía evitar en absoluto toda grosería o acto de violencia cuando arresten a borrachos en la vía pública y los conduzcan al calabozo para que se les pase la borrachera; que expliquen a sus subordinados que es obligación de la policía, entre otras, la protección de los borrachos, ya que no pueden quedar abandonados a su propia suerte sin correr evidentes riesgos; por eso los funcionarios subalternos de la policía, que son, según establece la ley, defensores y protectores de la población, cuando arresten y conduzcan al calabozo a los borrachos, no sólo no deben recurrir a ningún tratamiento grosero o inhumano, sino que, por el contrario, tienen que tomar todas las medidas que de ellos dependen para proteger a las personas conducidas al calabozo, hasta que se les pase la borrachera. La orden previene a los funcionarios subalternos que sólo si cumplen, consciente y legalmente, con sus obligaciones, tendrán derecho a contar con la confianza y el respeto de la población, y que, por el contrario, tolerar de parte de los funcionarios policiales cualquier arbitrariedad, cualquier brutalidad hacia los borrachos, así como violencias incompatibles con los deberes de los funcionarios policiales, que deben servir de modelo de honestidad y buenos modales, conllevará inevitablemente un severo castigo, como dispone la ley, y que los funcionarios subalternos de la policía culpables de haber incurrido en tales procederes serán sometidos a la justicia sin indulgencia alguna. He aquí un proyecto de caricatura para una revista satírica: ¡el inspector de policía absuelto de la acusación de asesinato lee la orden en virtud de la cual debe ser un modelo de honestidad y buenos modales!
(4) Los liberales partidarios del tribunal de jurados, en sus polémicas con los reaccionarios en la prensa legal, niegan a menudo, de manera categórica, la importancia política de tal tribunal y se esfuerzan por probar que en modo alguno defienden la participación en él de elementos sociales por motivos políticos. Indudablemente, esto puede depender, en parte, de esa incapacidad de reflexión política que tan a menudo padecen precisamente los juristas, aunque se especialicen en ciencias “políticas”. Pero sobre todo se explica por la necesidad de expresarse en lenguaje esópico (Esopo: fabulista semilegendario de la antigua Grecia; su manera alegórica de expresar los pensamientos en sentido figurado recibió el nombre de lenguaje esópico) ante la imposibilidad de declarar abiertamente sus simpatías por una Constitución.
(5) Nadie había pensado siquiera en llevar prontamente el caso al tribunal. A pesar de la notable simplicidad y claridad del asunto, el incidente del 20 de abril de 1899 sólo fue examinado en el tribunal el 23 de enero de 1901. ¡He aquí una justicia rápida, equitativa y benévola!
(6) Estas líneas ya habían sido escritas cuando los diarios confirmaban una vez más este aserto. En el otro extremo de Rusia, en Odesa, una ciudad con categoría de capital, el juez de paz absolvió a un tal M. Klinkov, acusado de promover un escándalo durante su detención en la comisaría de policía, según el acta del inspector de policía Sadukov. Ante el tribunal, el acusado, así como sus cuatro testigos, declararon lo siguiente: Sadukov había arrestado y conducido a la comisaría a M. Klinkov en estado de embriaguez. Una vez sobrio, Klinkov reclamó su libertad. En respuesta, un policía lo agarró del cuello y comenzó a golpearlo; llegaron tres policías más y entre los cuatro lo golpearon en la cara, la cabeza, el pecho y los costados. Bajo la lluvia de golpes que caían sobre él, Klinkov rodó ensangrentado al suelo, y allí siguieron pegándole con más furor aún. Como declararon Klinkov y sus testigos, los torturadores eran dirigidos por Sadukov quien alentaba a los policías. Klinkov perdió el conocimiento, y cuando volvió en sí, lo dejaron salir de la comisaría. Sin tardanza Klinkov acudió a un médico para que lo examinara. El juez de paz aconsejó a Klinkov que iniciara demanda contra Sadukov y los policías ante el fiscal, a lo que Klinkov respondió que tal demanda había sido ya presentada y que veinte personas se presentarían como testigos de las torturas que había sufrido.
No es necesario ser profeta para predecir que M. Klinkov no logrará que los policías sean procesados y condenados por torturas. Ellos no lo mataron a golpes; y si, contra toda suposición, son condenados, la condena será leve.
(7) Lenin cita el artículo de Gleb Uspenski Fiador Mijáilovich Reshétnikov (Ensayo biográfico).

 Extraído de redstarpublishers.org