lunes, 11 de noviembre de 2019

Bolivia: Alguna documentación para entender la situación actual

 
Es necesario tener una comprensión clara de lo que está aconteciendo en Bolivia a partir del análisis rigurosos de los hechos no sólo de estos días , sino también de sus antecedentes principales que se relacionan con el actual desenlace que van teniendo para los cual reproducimos tres arículos del blog de los c. bolivianos Análisis y Opinión, asimismo reproducimos la denuncia nuestra (AND) de octubre de 2017, sobre el falso carácter antimimperialista que algunos le atribuyeron al régimen de Morales-García.

En relación a la situación política en Bolivia y las tareas que corresponde a los maoístas en ese país, es necesario partir de la posición maoísta establecida en la declaración emitida por los Partidos Comunistas y Organizaciones, de octubre de 2019,  América Latina: ¡Desarrollar la creciente protesta popular todo en función de iniciar la guerra popular bajo la dirección del Partido Comunista militarizado!, por lo que recomendamos el estudio completo de este importante documento, del cual destacamos:

"(...) en esta década se expresa una mayor descomposición del viejo Estado que la sostiene y defiende. Crisis políticas de los regímenes reaccionarios, de ambas fracciones, incluyendo los encabezados por el oportunismo. Regímenes aupados en el gobierno para administrar los viejos Estados en condiciones de cierta bonanza fiscal (“goteo”) los que les permitió manipular a las masas y aplicar corporativismo y clientelismo para contenerlas usando los “programas sociales” como en el Brasil con el gobierno reaccionario encabezado por Lula y el PT.

(...) La profundización de la situación semicolonial de los países de América Latina produjo una repercusión mayor y más larga de la crisis imperialista mundial. A lo largo de la presente década, se fue agravando la situación de la vieja sociedad en estos países, que durante las dos décadas anteriores había vivido ilusionada por el espejismo de la “modernización”, por el remate de lo que había acumulado el Estado en décadas y por los altos precios de las materias primas o commodities en el mercado mundial, crecimiento cuyos beneficiaron como siempre fueron un puñado de grandes burgueses nacionales y extranjeros; pero pasado este “boom”, el verdadero desarrollo nacional quedó ausente, todas estas sociedades “siguieron siendo tan atrasadas y desiguales como antes” como se ha ventilado en las elecciones reaccionarias en Bolivia de Morales-García. La sociedad semicolonial y semifeudal donde se desenvuelve un capitalismo burocrático se mantuvo por la inercia (lo viejo se niega a morir)  y la fuerza de las armas".


A continución publicamos como informe tres artículos del blog Análisis y Opinión de Bolivia y uno de nosotros AND, como sigue:

Análisis y Opinión:

Primarias en Bolivia, gran fracaso de Evo Morales de enero 30, 2019

Gobierno boliviano asesina a dos campesinos en los Yungas de agosto 30, 2018

Contra el socialfascismo de Evo Morales de febrero 20, 2018

AND-ALEMANIA:

Bolivia: Con la política deL “nuevo modelo de nacionalizaciones” el gobierno de Morales-García sirve al mayor saqueo imperialista y mientras trata de adormecer la conciencia de las masas de  Octubre 13, 2017

A continuación lea los artículos:

Primarias en Bolivia, gran fracaso de Evo Morales

Análisis y Opinión
Análisis y crítica revolucionaria de los hechos políticos de Bolivia y el mundo
enero 30, 2019

Voto viciado de uno de los “militantes” del
partido de Evo Morales denunciando la
practicaforzosa a la que están sometidos
 muchos funcionarios estatales
 Análisis y Opinión
 29/01/2019

Evo Morales anunció que daría una ‘waska’ (paliza) a la derecha en estas elecciones primarias, que mediría las fuerzas de su partido y demostraría que son la mejor fuerza del país. Evo y Álvaro García promovieron la idea de un partido sólido y fuerte, con mucha confianza Álvaro García dijo que solo se iba a preocupar si la participación de sus militantes era menor al 50%, convocaron a todos sus militantes a ‘participar’ masivamente, los dirigentes sindicales manejados por el MAS, en particular los cocaleros, anunciaron una gran concurrencia, todo estaba preparado para el acontecimiento, sin embargo, a la hora de los primeros resultados, el domingo por la noche, los avances arrojaban un 35% de participación, y dentro de ello casi un 10% entre nulos y blancos. Al día de hoy martes, la participación apenas llega al 40%.

El gobierno no ha podido convocar ni a la mitad de su militancia para respaldar al binomio Evo y Alvaro que de manera irregular busca postularse a una nueva elección general. Se trata de un fracaso político en toda regla, no solo del partido del MAS sino de toda la organización electoral pues se ha tirado a la basura más de 20 millones de bolivianos para ‘elegir’ candidatos en los partidos donde no había nada que elegir. En todos los casos no había más que un candidato. Y si hablamos de fracaso del MAS, incluso cuando los partidos de la oposición no tuvieron una participación mayor al 6%, la diferencia es que el gobierno convocó con todos los medios a la participación, movilizó a los jefes y directores en todo el aparato estatal para llevar a votar a todos los funcionarios públicos que han sido obligados a ser militantes, algo similar a lo que ha hecho en los sindicatos campesinos, ha introducido en sus estatutos la pertenencia al partido de gobierno desde el momento en que pertenecen a la organización sindical, en tanto que la oposición política conservadora pidió la suspensión de estas elecciones primarias y dejó a sus militantes en libertad de participar o no, algunos candidatos dijeron que no iban a votar.

El objetivo principal del gobierno es cubrir de legalidad a su candidato, Evo Morales, pues su participación en las elecciones está cuestionada por el resultado de un referéndum del 21 de febrero del 2016 que fue convocado por el gobierno para aprobar o no la habilitación de Evo para ser candidato a la presidencia y abrirse a la posibilidad de ser presidente una vez más. En dicho referéndum el gobierno perdió y se ha negado sistemáticamente a aceptar ese resultado. Ha movido al sumiso tribunal constitucional para habilitarlo pese a todo y ha movido esta vez a su otra institución sumisa, el organismo electoral, para organizar unas elecciones primarias vinculantes con la candidatura a la presidencia.

Aunque el objetivo legal lo ha cumplido, la deslegitimación es tan grande que hoy se ha evidenciado que ni su ‘propia militancia’ está entusiasmada con su candidatura. Una muestra de ello son los votos nulos aparecidos con un montón de expresiones de rechazo, rechazando la obligación a votar de parte de los directores, justificando la participación por la necesidad de no perder el trabajo o lanzando insultos al candidato Evo. Los principales jerarcas del régimen no han dado la cara al día de hoy, solo han enviado a sus dirigentes medios a dar una serie de argumentaciones que resulta ocioso comentarlas porque no cuentan con asidero, coherencia o un mínimo de análisis serio y no se necesita ser muy inteligente para darse cuenta de que están totalmente desacreditados.

Nosotros hemos sostenido que tanto el MAS como la oposición conservadora están en una pulseta para ver si hay un recambio en la administración estatal. Que el cuestionamiento opositor a un gobierno como el de Morales, no significa de manera inmediata una alternativa favorable al pueblo ante la opresiva maquinaria social fascista del régimen de Evo Morales. Dentro de los movimientos de oposición y plataformas, si bien hay organizaciones y activistas honestos que han emprendido la tarea de desenmascarar al gobierno de Morales y defender las libertades democráticas del pueblo, también hay personajes siniestros, herederos del fascismo boliviano que hoy con total descaro hablan de democracia, y es que la democracia burguesa soporta a todos los camaleones políticos de la historia de nuestro país, aquellos que formaron parte de partidos reaccionarios que se coludieron con brutales gobiernos militares tienen cabida hoy y palestra para pedir libertad y democracia. La lucha del pueblo no puede ser por democracia burguesa, no criticamos al MAS por su “falta de imparcialidad” ni por el supuesto “respeto al Estado de derecho” o por la falta de independencia de poderes, en realidad esos elementos formales de la institucionalidad del viejo Estado han sido siempre eso, formalidades para el funcionamiento aparente del Estado burgués reaccionario que permite fundamentalmente hacer negocios capitalistas e imperialistas que es lo que básicamente preocupa a los viejos y nuevos políticos conservadores y reaccionarios.

El Estado boliviano nunca ha sido ni es un Estado de personas iguales, eso es una ficción, siempre ha habido pobres y ricos, explotados y explotadores, y la relaciones entre unos y otros han sido y son relaciones de explotación y opresión, en permanente estado de lucha y contradicción, es decir, lucha de clases. Lo importante para nosotros es desarrollar la lucha en favor del pueblo y de las clases explotadas, para transformar a fondo este estado de cosas, para hacer una revolución auténtica, aquella que precisa de la organización del proletariado y el pueblo y luchar por una verdadera democracia, una democracia revolucionaria, que sirva a las grandes mayorías y tenga a raya a las viejas clases explotadoras.
--------

Gobierno boliviano asesina a dos campesinos en los Yungas
agosto 30, 2018


Campesinos yungueños haciendo vigilia en las puertas del penal San Pedro para apoyar a su dirigente detenido Franklin Gutiérrez

Análisis y Opinión

29/08/18

El “ejercicio legítimo de la violencia” es y ha sido siempre una de las formas de ejercer la dictadura de clase del viejo Estado boliviano contra la población que lucha por sus derechos. Hoy el gobierno de Evo Morales reprimió a los campesinos de La Asunta, no le importó que la población esté velando a un niño de 10 años muerto el día anterior y reprimió brutalmente asesinando con disparo en la cabeza a dos campesinos y varios heridos.

Los asesinatos se producen justamente cuando la población yungueña ha definido hacer protestas contra el gobierno para liberar a su dirigente Franklin Gutiérrez detenido en base a mentiras. El pueblo de los Yungas venía marchando hacia la ciudad de La Paz cuando se enteró que su localidad, Puerto Unido de La Asunta, fue intervenida por la policía.

La movilización ha puesto en evidencia la falsa postura indígena del gobierno y el profundo desprecio que tiene, en particular el ministro fascista Carlos Romero que acusó a la población de La Asunta de narcotraficantes, extranjeros colombianos, organización criminal y otros calificativos aberrantes para deslegitimar la lucha.

Los videos que colocamos a continuación nos muestran con mucha claridad que son población campesina, trabajadores, dirigentes con sus bases quienes han salido a protestar con la consigna de ¡Evo asesino! Una población que llora a sus muertos, que denuncia las mentiras del gobierno, que pide su cabeza, que pide la renuncia de Evo, que agradece la solidaridad de la población, que desmiente a los esquiroles del gobierno, esos dirigentes del Chapare vendidos que han amenazado con hacer contramarchas y enfrentar a los campesinos yungueños.

A Evo Morales no le importa masacrar a la gente que le apoyó para llegar al gobierno, en especial con los sectores que ya hace tiempo se ha atrevido a cuestionar sus políticas antipopulares, lo ha demostrado con los más de 100 muertos que lleva en sus espaldas. La movilización de los campesinos yungueños precisa de la solidaridad política de todos los sectores populares, de los sectores revolucionarios, eso es lo que están pidiendo los campesinos en esta lucha que han emprendido para pedir justicia y liberar a sus dirigentes.

Las imágenes muestran el dolor por la muerte de sus compañeros pero también la convicción de llevar la lucha hasta el fin.
 ---

Contra el socialfascismo de Evo Morales
febrero 20, 2018


Evo se dice revolucionario pero no tiene problemas en hacer alianza con reaccionarios como Percy Fernández, un individuo que no respeta las mujeres, pero que Evo lo llamó, “amauta” del pueblo boliviano.

Análisis y Opinión

La lucha en contra de la repostulación de Evo Morales como candidato a la presidencia se organiza en todo el país y fuera de éste. Diversas organizaciones populares así como colectivos ciudadanos y plataformas están preparando paros y marchas en la mayoría de departamentos de Bolivia. De igual forma residentes bolivianos en otros países han hecho llegar sus resoluciones de protesta contra la política del gobierno y la decisión del Tribunal Constitucional de habilitarlo indefinidamente como candidato.

La situación económica tiene un fuerte impacto en el descontento de la población pero también existe un gran cansancio con el manejo político del gobierno. El desgastado argumento de Evo Morales de acusar a la oposición, a la “derecha” y al imperialismo, de los efectos negativos de sus políticas económicas, de la crisis y hasta de sus ridículos errores políticos tiene hastiado al pueblo boliviano; pero no se trata solo de un discurso con buena dosis de mentira (pues no estamos diciendo que el imperialismo yanqui y la oposición conservadora no hagan su trabajo para sabotear, hasta cierto punto, al gobierno de Morales) sino también de acciones concretas y arbitrarias en contra  de personajes políticos y sectores sociales que tienen que defender sus derechos frente a la política reaccionaria del gobierno boliviano.

Como ejemplo señalemos que al gobierno no le importa cuando un sector del movimiento popular se levanta en protesta con una demanda justa, será inevitablemente acusado de ser de la “derecha” y “manipulado por la embajada yanqui” cuando menos. No estamos hablando de políticos de la oposición conservadora, sino de sectores del movimiento popular obrero y campesino que sufren represión policial y persecución política a través del ministerio público, los manifestantes son encarcelados con ensañamiento para que sirva de escarmiento a los sectores o personas del pueblo que se atrevan a reclamar sus derechos o señalar que tal o cual política estatal está violentando sus derechos.

Si un pueblo denuncia a un alcalde de las filas de gobierno por corrupción u otro hecho que violenta las normas de la administración estatal la consecuencia es que el gobierno defiende a su alcalde y persigue a los dirigentes populares por levantarse contra la autoridad “legítimamente establecida”, esto ha sucedido en muchas comunidades rurales del país. Si por el contrario el denunciado es una autoridad de la oposición, generalmente denunciado por algún desconocido que todos saben que es del gobierno, entonces inevitablemente irá preso.

Si se destapa un escándalo de corrupción en una dependencia estatal el gobierno de Evo mete a la cárcel a los funcionarios de bajo rango, mientras que a los jefes les corresponderá “arresto domiciliario” incluso violentando las normas procesales. Cuando algunos sectores aliados al gobierno reclaman beneficios como parte del reparto político de alianzas, incluso haciendo paros y bloqueos, el gobierno los atiende inmediatamente, si se trata de otros sectores empobrecidos (como los discapacitados por ejemplo) el gobierno no los atiende y lanza una brutal campaña de represión y propaganda que los acusa de “agentes del imperio” y “desestabilizadores del gobierno”.

Toda esta práctica política está apretando más y más las luchas y demandas de los sectores populares, incluso mucha gente que apoyó y apoya al gobierno, cuando sufre alguna injusticia de parte de funcionarios del Estado no tienen espacios para reclamar porque inmediatamente se convierten en enemigos del gobierno, si se trata de un reclamo que compromete alguna política “social” del gobierno la demanda jamás es atendida, ni siquiera por sus “representantes” en el parlamento, el argumento: “no indisponer al jefe”.

Toda esta política arbitraria donde la gente no sabe a qué atenerse es algo que el pueblo boliviano tiene que enfrentar todos los días, si bien se concreta en el manejo político del gobierno y lo están sufriendo hoy los sectores populares, tiene su base en la estructura económica del Estado y es un reflejo de la estructura de clases, pues el gobierno, a pesar de hablar de revolución y transformaciones, mientras oprime al pueblo con sus políticas socialfascistas, otorga beneficios a los terratenientes agroindustriales.

En este contexto se levanta una aspiración democrática en el pueblo en defensa de las conquistas democráticas conseguidas y en contra de la estafa política del gobierno, así lo entiende el pueblo que fue llamado a votar el 21/02/16 para decidir si otorga o no la posibilidad de repostulación como candidato a Evo Morales y Alvaro García. Durante la campaña para ese referéndum Evo Morales dijo que si el pueblo le decía NO, se iría del gobierno con la boca callada pues “no obedecer la decisión sería hacer un golpe de Estado”, sin embargo, cuando la población votó por el NO, el gobierno inventó una serie de argumentaciones, incluso Evo llegó a decir, en un arranque de ridiculez aberrante, que su interpretación de la votación era que el pueblo le había dicho “NO te vayas”. Lo concreto es que Morales utilizó a su Tribunal Constitucional lacayo para evacuar una resolución que le permita una repostulación indefinida, y con la soberbia y descaro acostumbrados ha premiado a estos “tribunos”, como pago a sus servicios oscuros, con puestos en embajadas y en la Cancillería.

La lucha que tiene el pueblo boliviano es dura y compleja, enfrenta no solo al gobierno sino también al oportunismo y a los conservadores incrustados que buscan por todos los medios levantar la bandera de la democracia liberal, creando la dicotomía de democracia versus dictadura. En esta lucha incluso algunos ex revolucionarios autotitulados “comunistas”, perdidos en la efusiva gritería liberal, han llamado a defender el “Estado de derecho”.

Los revolucionarios tenemos que afrontar esta lucha junto al pueblo, combatiendo al gobierno y desenmascarando al enemigo incrustado en la lucha, incluso siendo minoritarios en este momento. Recordemos que la falta de esclarecimiento en los objetivos fundamentales de la lucha revolucionaria, llevó en las épocas de los gobiernos militares a quienes se llamaban revolucionarios a asumir la “lucha por la democracia” para finalmente capitular en el objetivo de luchar por el socialismo y la nueva democracia.

Las demandas democráticas del pueblo boliviano son parte de la lucha por la nueva democracia y el socialismo, no pueden estar desligadas de ellas, solo la transformación revolucionaria puede acabar con el socialfascismo del MAS y con la reaccionaria idea de democracia de la gran burguesía y los terratenientes, pero además, esta transformación no solo se tendrá que dar en el ámbito de la gestión política, sino en el mismo sistema económico que es la base de las relaciones de opresión y explotación para el pueblo.
----

AND-ALEMANIA

Octubre 13, 2017
Bolivia: Con la política del “nuevo modelo de nacionalizaciones” el gobierno de Morales-García sirve al mayor saqueo imperialista y mientras trata de adormecer la conciencia de las masas


En su resención Emir Sader, un intelectual a sueldo del PT de Lula y Dilma, llena de elogio de comienzo a fin a este García Linera, sujeto oportunista y ladino, que funge de vicepresidente de Bolivia en el gobierno del MAS, encabezado por E. Morales, presentandolo como un gran revolucionario en teoría y práctica y como uno de los más grandes intelectuales latinoamericanos.

De lo que acabamos de decir surge la necesidad de ver lo que hace el gobierno de Morales-García en Bolivia, por eso antes de entrar en materia haremos un largo recorrido sobre los hechos que muestran el verdadero carácter del mismo y de sus personajes.

Bueno, allá este Sader que ejerce de cortesano de la pluma, a nosotros nos interesa aquí contrastar las citas o referencias del sicofante Garcia Linera, es decir su visión oportunista que corresponde a la facción de la clase dominante que está en el gobierno del viejo Estado boliviano, con el significado histórico, lecciones y desarrollo de la Gran Revolución Bolchevique de Octubre establecida por quienes la dirigieron durante el largo período de su preparación, triunfo y continuación hasta el golpe contrarrevolucionario revisionista de Jrushov y la restauración del capitalismo en la URSS. Esto es, en palabras del gran Lenin y Stalin. Asimismo, senalar las lecciones y la tarea que de esta gran experiencia histórica extraen los maoístas.


Algo de historia: Desarrollo de la situación revolucionaria, profundización de la crisis del capitalismo burocrático en Bolivia y lucha de las masas que va en ascenso desde comienzos del siglo XXI, consecuencia de esta situación objetiva, es que se suceden gobiernos de la facción compradora.

La reacción boliviana busca la salida a la crisis mediante sucesivas elecciones y cambios de gobierno (en dura pugna entre las facciones de la gran burguesía).
Mediante elecciones se designa un nuevo gobierno, el 2005, que entra en funciones a partir del 2006, uno de la facción burocrática de la gran burguesía. Nuevo gobierno reaccionario, encabezado por el oportunismo (gobierno del MAS, con Morales y García Linera, como presidente y vicepresidente).

Salida constitucional a la crisis (temporal y relativa): “Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia”. Elecciones y constituyente son elementos claves de la salida reaccionaria clásica a la crisis política y conjurar la revolución (salida contrarrevolucionaria).
Este cambio de gobierno, de una facción de la gran burguesía (la compradora) a otra (de la burocrática) y una “nueva” Constitución, es la mercancía podrida que los oportunistas en el gobierno reaccionario de Bolivia quieren vender como revolución.
Grandes discursos, de los oportunistas, llenos de demagogia, anti-imperialista“,"nacionalista“, "revolucionaria“, "indianista“ del "buen vivir“ y de la "pacha mama“, que son vertidos en el texto constitucional, contradictorios con otros contenidos del mismo texto, expresión de la esencia de clase de la Constitución, que son lo que el gobierno del MAS (superpone a los derechos y reinvindicaciones “simbólicas” de los pueblos originarios) impone al país y al pueblo boliviano, como veremos más abajo.


Demagogía sustentada en teorias reaccionarias y trasnochadas del “postmodernismo”, del “postdesarrollismo”, “postmarxismo”. Que buscan negar la existencia del capitalismo en su última fase o imperialismo, reduciéndolo a la categoría política de “imperio”, por eso Morales puede lanzar furibundos “ataques” contra el “imperio” y, al mismo tiempo, ir a reunirse en Nueva York con los representantes del capital financiero yanqui y clamar por sus inversiones.
Demagogia que busca negar el carácter semifeudal y semicolonial, donde se desenvuelve un capitalismo burocrático, de la sociedad, reduciéndolo a un problema de identidad, es decir de recuperación simbólica del “indio” sobre la dominación impuesta desde la colonia, negando la división en clases y la lucha de clases en Bolivia.
Niega la necesidad de la revolución de nueva democracia, metiéndola en un mismo saco con las llamadas teorías “desarrollistas”, declarándolas superadas por la “concepción del buen vivir” de los pueblos originarios, de acuerdo a sus representaciones y costumbres ancestrales.
Niega la base económica de los fenómenos sociales, el desarrollo sujeto a leyes objetivas, la verdad objetiva. Buscan sustentarse en los teóricos del postmodernismo, quienes sostienen, que siempre hay una verdad más allá de lo que es percibido por el sujeto, el “acceso 'fenomenológico' a lo que hace de una tesis una tesis”.

Estos oportunistas buscan su justificación ideológica en los representantes de esta corriente, según los cuales, “el mundo subjetivo y el mundo objetivo habitan la misma esfera del discurso”. Esto, por ejemplo, dicen: “no anula la diferencia entre el arte y otros discurso, como el tratado antropológico por ejemplo”, diferentes experiencias de “cómo se ha naturalizado un significado en el mundo, de cómo se ha constituido nuestro horizonte-de-lenguaje, nuestro mundo-supuestamente-objetivo”.
Idealismo subjetivo que niega que el ser social determina la conciencia social, y la importancia de ésta, del dominio de la superestructura, donde -de acuerdo al marxismo- el cambio político precede a los cambios económicos (la revolución).

Refritos reaccionarios de una pretendida “revolución” “indianista”, que es la contrarrevolución, el fascismo con la parafernalia, el disfraz vernácula, para contraponer a la necesidad de la revolución de nueva democracia y el socialismo hasta el comunismo.

Recordar que el “discurso” “postmoderno”, niega la verdad objetiva, dice, que eso es “racionalismo”, que “ha llevado a todos los totalitarismos”. La verdad, para ellos, es como el sujeto percibe la realidad, así: “Lacan arguye que la verdad descompleta la totalidad del saber, que ella orada el saber aceptado. Y esto no porque formule una versión más exacta del mundo objetivo sino porque toca lo real que se halla coludido por el saber que constituye la objetividad del mundo (…) O dicho en el argot formalista, la verdad es lo que desfamiliariza el saber, lo que al tocar lo real, hace que se perciba de otra manera un corredor tantas veces transitado” (todas las citas entrecomilladas sobre el postmodernismo han sido extraídas de: Sobre el saber y la verdad de Lacan, 1981: cap. 7, citada por Ubilluz, en ?Nuevos sujetos subalternos?, Ibero Americana, N°37, marzo 2010, Berlin, pág 135 y ss).

Esa interpretación de la verdad como algo que pertenece al “discurso”, ese subjetivismo idealista “anti-totalitario”, paradojas de la historia objetiva, ha encontrado su máxima expresión reaccionaria en la demagogia archirreaccionaria del nacionalismo imperialista de Trump con su “postverdad”, “facke news”.

Desarrollo del capitalismo burocrático impulsado por el gobierno en beneficio del imperialismo, la gran burguesía lacaya y los terratenientes.

Discurso tras discurso de estos oportunistas. Mientras, que al igual que los gobiernos anteriores de la facción compradora ( los „gobiernos neoliberales“), abren de par en par las puertas para la inversión imperialista y de la gran burguesía lacaya; para la explotación de los recursos naturales del suelo y del subsuelo, para la exportación; es decir, para satisfacer las necesidades del mercado mundial imperialista.

Desarrollo del capitalismo burocrático impulsado por el gobierno en beneficio del imperialismo, la gran burguesía y los terratenientes. Violando su propia Constitución, “superponiendo a los derechos del pueblos boliviano consignados en el texto constitucional”, conceden toda clase de privilegios a las grandes empresas imperialista, la gran burguesía nativa y los terratenientes para el control hegemónico de estos recursos y la concentración cada vez mayor de la gran propiedad de la tierra, impulsando el despojo, afectado los derechos del pueblo, de los campesinos y de los pueblos indígenas.


En esta tarea reaccionaria de entrega de la riqueza del país al imperialismo, ocupa un lugar destacado, el vice-presidente García Linera. Quien ladinamente actúa para satisfacer la voracidad del imperialismo por materias primas recurriendo a todas las técnicas del ocultismo y la predigistación política para engañar al pueblo:


En el año 2013, el vicepresidente Álvaro García Linera anunciaba la apertura de áreas protegidas a la actividad extractiva petrolera; el anuncio de la autoridad llegaba tarde pues las áreas protegidas ya habían sido incorporadas de forma inadvertida a la nueva frontera petrolera que para entonces había crecido desde cerca de 3 millones de hectáreas a más de 24 millones de hectáreas.

En el año 2014 la nueva ley minera definió un marco normativo excepcionalmente favorable a los mineros privados y extranjeros que recibieron derechos preferentes sobre los del resto de la población. La nueva ley terminó legalizando infinidad de emprendimientos ilegales bajo la figura de derechos pre-constituidos. Se entregó a los actores mineros un derecho preferente sobre los recursos hídricos en oposición a las disposiciones de la Constitución y las áreas protegidas y los bosques quedaron a merced de la expansión minera”.(Informe: Geografía del extractivismo en Bolivia, Georgina Jiménez, investigadora del CEDIB)


Este gobierno impulsa la mayor penetración del capitalismo burocrático en el agro evolucionando la base semifeudal y una mayor concentración de la tierra en manos de los terratenientes:


En el año 2015 una Cumbre Agropecuaria realizada entre el gobierno, el sector agroexportador y organizaciones cooptadas (como se ve una „cumbre“ o consejo agropecuario corporativo, nota nuestra) por el gobierno derivó en la posterior aprobación de varios decretos que entre otras cosas, favorecieron la actividad agroexportadora legalizando los desmontes ilegales, permitiendo la destrucción de nuevas áreas de bosques para ampliar la frontera agrícola, postergando la verificación del cumplimiento de la Función Económica Social de la propiedad agraria (...) bajo el pretexto de garantizar la seguridad alimentaria de la población.

El desarrollo normativo a favor de las actividades extractivas no ha cesado y ha terminado en el último semestre del 2015 aumentando aún más la extensión de la frontera hidrocarburífera que ya comprende una superficie mayor a los 30 millones de hectáreas e incluye una región grande y sensible de la Amazonía boliviana.“(Informe citado)

Otro informe, revelando el carácter latifundista y de impulso del capitalismo burocrático en el agro que impulsa el gobierno, consigna lo siguiente:
"Entre 2010 y 2014 Bolivia incrementó en un 39% el volumen de alimentos importados. En términos de dinero este incremento fue de 48%. (...)

 En este escenario de modelo dual de tenencia de la tierra (gran propiedad y pequeña propiedad) junto con la retórica sobre “madre tierra”, las normas agrarias en el país adolecen de una bipolaridad en su uso. Sirven tanto para disimular una política en favor de las comunidades, pero en realidad el uso de la norma que se impone fortalece el modelo agropecuario del agronegocio. En este contexto se vienen produciendo nuevas formas de subordinación y sometimiento de los pequeños propietarios campesinos e indígenas por los grandes propietarios. Es el caso de la avanzada de la frontera agrícola en áreas guaraní.

Una forma es la expansión de los monocultivos (soya, sorgo, chía...) a los cultivos campesinos e indígenas. Otra forma es la captación de mano de obra campesina-indígena en las empresas agrícolas y las grandes estancias, con lo cual la comunidad queda despoblada de jóvenes y adultos, y es residencia de ancianos y niños. Otra forma es la ruptura de la unidad y continuidad territorial de las TCOs vía alquiler de tierras a terceros; al interior de ellas se introducen islas de haciendas ganaderas o de monocultivos donde en algunos casos se emplean a los comunarios como peones jornaleros.

El resultado de estas relaciones de subordinación es la dependencia alimentaria en la gente de las comunidades. Ellos acceden algo más a dinero en efectivo, pero con ello compra alimentos procesados. Pierden su condición de productores de alimentos ricos en su valor nutritivo, cultural y de soberanía alimentaria; a cambio llegan a ser consumidores de alimentos chatarra, peones del agronegocio" (Síntesis del Seminario “Reconfiguración agraria y movimiento indígena y campesino en Bolivia” 28 julio 2016).
El desarrollo normativo a favor de las actividades extractivas no ha cesado y ha terminado en el último semestre del 2015 aumentando aún más la extensión de la frontera hidrocarburífera que ya comprende una superficie mayor a los 30 millones de hectáreas e incluye una región grande y sensible de la Amazonía boliviana.“(Informe: Geografíua del Extractivismo, ya citado)

Despojo violento del campesinado y de los pueblos amazónicos: bajo la definición estatal del carácter estratégico de las actividades extractivas de las "multinacionales"

"Despojo violento del campesinado, todo bajo „ (…) la definición estatal del carácter estratégico de estas actividades de extracción, han generado una latente conflictividad que periódicamente estalla en coyunturas de violencia entre actores que disputan intereses sobre un mismo territorio.

Los pueblos indígenas han estado sensiblemente afectados por esta expansión de la frontera extractiva sobre sus territorios y les arrebata el derecho a la gestión territorial que les asiste por Constitución, pero no son los únicos afectados. De hecho la nueva frontera extractiva se superpone a derechos territoriales y/o propietarios de indígenas pero también de comunidades campesinas, poblaciones rurales y periurbanas y se superpone también sobre propiedades y derechos de privados(...) la frontera extractiva avanza sin que encuentre límite alguno”.(Informe ya citado)

El gobierno del viejo Estado terrateniente-burocrático, al servicio del imperialismo, principalmente yanqui, „superpone“ ( es decir, impone) los „derechos“ de las poderosas empresas del capital imperialista y de la gran burguesía nativa sobre los derechos (“simbólicamente” protegidos en la Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia) de los más débiles y desprotegidos por el viejo Estado:

„El panorama es sombrío (…) superposición de derechos y (...)la afectación se extiende sobre el rico patrimonio natural del país y sobre las áreas protegidas nacionales imprescindibles para mantener la riqueza en biodiversidad y el endeble equilibrio ecológico del país.(Sometida) a la voraz actividad de explotación de los recursos naturales a manos de privados y/o empresas extranjeras amenaza con impactos sociales y ambientales de una envergadura hasta hoy desconocida“.


Preguntémonos, aquí, entonces,¿cuál es la diferencia entre este gobierno y los anteriores, es decir con los de principios de los 90 del siglo pasado hasta el 2005, en cuanto a la entrega de los recursos naturales a los imperialistas yanquis, espanoles, holandeces, rusos, chinos, japoneces, etc. (al llamado "extractivismo“)?

Nosotros hemos establecido, que la diferencia radica en la facción de la gran burguesía, que está en el gobierno del país, ya sea la compradora o la burocrática. Otros, pese a no ser maoístas, llegan a similar conclusión como se lee, en la cita siguiente:

"Entre los aspectos que distinguen a los gobiernos progresistas (para nosotros gobiernos reaccionarios de la facción burocrática de la gran burguesía con participación de los oportunistas) de los neoliberales en el tema del extractivismo se encuentran en el mayor control del Estado y no del mercado, hay un creciente porcentaje de las ganancias, rentas e impuestos y con más gasto social en la población. La imposición de los proyectos, sus impactos y la represión con matices resulta similar en ambos sistemas".

Y se preguntan una vez más: „ ¿Hay extractivismos diferenciados entre izquierda y derecha? ¿Cuál es el panorama de la región?“ . Con su respuesta denuncian a estos gobierno „progresistas“ así:

„Tras el ascenso de gobiernos progresistas en América Latina con una mayor participación del Estado o ‘posneoliberales’, se empieza a acuñar el término de neoextractivismo, de tipo progresista, como sugiere Gudynas (2009). ¿Pero qué es lo nuevo o lo progresista que podrían contener este extractivismo?

EL CASO DEL ECUADOR MUY SIMILAR AL DE BOLIVIA

"Veamos un ejemplo, con la llegada al poder del presidente Rafael Correa (2007) se establece una nueva constitución política (2008), la cual incluye los conceptos de Estado pluricultural, derechos de la naturaleza, entre otros. Esto genera la expectativa de un cambio en el extractivismo. Pero esto no fue así; en su lugar, se profundizó el extractivismo como modalidad de acumulación imperante desde la colonia.

Más aun, la posición del presidente Correa es que para salir del extractivismo hace falta más extractivismo. Esto se explica en parte porque las ganancias del extractivismo financian los programas sociales (asistencialismo), para hacer la “revolución ciudadana”, ignorando su alto impacto socioambiental.

Para incrementar estos recursos, se amplió la frontera petrolera en zonas poco exploradas como la Amazonia y se abre la puerta a la minería metálica a gran escala.

(…) Este modelo aplicado en Ecuador está siendo escuela para el resto de Suramérica(…)

Según Dávalos (2013), el gobierno de Correa ha sido el régimen político que más ha invertido en salud y educación, pero “este gasto cumple un rol político preciso al interior de la dinámica extractiva al legitimarla y posibilitar su expansión y consolidación”(s/p).En este círculo vicioso de extraer para la inversión social que provoca el extractivismo, la soberanía y el nacionalismo se reducen a buscar ganancias estatales a través de impuestos y de una mayor participación del Estado en la economía.

(…) Las ganancias se las llevan las economías ricas (imperialistas, nota nuestra); nada comparables a la renta de impuestos y pasivos tanto ambientales como sociales.

Entonces, se mantiene y reproduce elementos clave del extractivismo de raíces coloniales (…) Si vemos los casos de otros gobiernos de derecha, encontramos algo similar al “extractivismo progresista” (…) Perú y Colombia exportan, en toneladas, mucho más de que lo importan, y no consiguen ni pagar sus importaciones".
Las citas provienen de: ¿Neoextractivismo.... o el mismo saqueo? Mauricio Álvarez-Mora, Temas de nuestra américa, http://dx.doi.org/10.15359/tdna.32-59.7

La mayor entrega del país al saqueo imperialista de los "gobiernos progresistas“(de la facción burocrática) es la continuación del viejo camino burocráticoAsi, la entrega del país al saqueo imperialista, ahora bajo el nombre postmoderno de „neoextractivismo“ de los „gobiernos progresistas“, de la facción burocrática, es la continuación del viejo camino burocrático en la minería, los hidrocarburos, la agricultura, etc., de entrega de nuestros recursos naturales a la voracidad imperialista.
Prosigamos ahora con el gobierno del MAS y seguimos citando el estudio:

„A partir de la llegada de Evo Morales a la presidencia del Estado y en el marco de una coyuntura de altos precios de los minerales, la actividad minera en el país se ha profundizado con un aumento exponencial de los volúmenes de extracción y exportación de minerales. Este incremento presentado como reactivación de la minería y superación de las condiciones adversas de la época neoliberal, no es sin embargo, otra cosa que la profundización de la actividad extractivista: hemos aumentado los índices de extracción pero la orientación de la actividad minera no ha cambiado en nada; explotamos nuestras riquezas para exportarlas como materia prima alejándonos cada vez más del objetivo de dar valor agregado a nuestros recursos e impulsar una firme política de industrialización (véase figura 6). Es más, entre los años 2005 y 2013 se ha consolidado la exportación de minerales como concentrados (en bruto) y ha habido un retroceso en el porcentaje de minerales que se exportan como metálicos (minerales que pasan por proceso de fundición) bajando desde un 5,52% en 2005 a apenas un 2,76% en el año 2013 (Figura 7).

La nueva ley minera aprobada en el año 2014 ha entregado derechos preferenciales a los actores mineros privados (empresarios chicos y medianos, empresas transnacionales y grupos dirigenciales de antiguos trabajadores de la empresa minera estatal que vía pactos con el actual gobierno han sido declarados cooperativistas sin serlo) y ha consolidado el papel de mero apéndice del Estado en la actividad minera.

La nueva ley no resuelve los problemas del sector, ni regula la actividad para garantizar los intereses mayores del pueblo boliviano; al contrario propicia la ampliación de las áreas mineras (antes concesiones) en todo el territorio nacional incluyendo su expansión hacia el oriente boliviano, la amazonia y las áreas protegidas que hasta antes de la ley no estaba permitida.-


La Consulta como ya es una constante en toda la legislación del gobierno de Evo Morales ha quedado reducida a una mera formalidad y se ha arrebatado a los pueblos indígena gran parte de sus derechos consagrados en tratados y en la Constitución. El resto del pueblo boliviano ha perdido cualquier posibilidad de protesta, defensa y resistencia a la actividad minera pues la ley criminaliza la protesta ciudadana y establece mecanismos de amparo inmediato a los actores mineros que ante cualquier acción de la sociedad que les genere un ambiente inconveniente reciben el resguardo inmediato del Estado con el uso de la fuerza pública.
Las empresas extranjeras controlan el mercado de zinc, plata y plomo, que son los minerales con mayor volumen de explotación y exportación y el papel estratégico de la actividad ha quedado en mano de transnacionales como Coeur d’Alene (EEUU), Glencore Xstrata (Suiza), o la gigante Sumitomo (Japón) que posee la mina a cielo abierto más grande del país a través de la empresa San Cristóbal.
El Estado boliviano cuenta con pocas operaciones mineras, de las cuales sólo destacan el yacimiento estañífero de Huanuni, Colquiri, la fundición de Vinto y el proyecto de litio en el salar de Uyuni pero con todo eso, apenas si interviene con un 3.71% en la explotación de los minerales que hoy tienen relevancia en razón de los volúmenes y el valor de exportación" (Informe citado).

 "La consulta es mero formalismo...se ha arrebatado a los pueblos indígena gran parte de sus derechos consagrados en tratados y en la Constitución"

La ineficacia de la Constitución y las leyes es palmaria. Son ineficaces frente a la voracidad del capital imperialista y de los grandes burgueses y terratenientes protegidos por su viejo Estado. Mayor saqueo del país fomentado y favorecido por el gobierno ,encabezado por lo oportunistas, con su discurso “indianista”, para tratar de ocultar la realidad objetiva de opresión y explotación y su propio servilismo, como lo denuncian los hechos concretos, según leemos en el Informe que venimos citando:
“(...)La rica biodiversidad del país forma parte del patrimonio natural del pueblo boliviano, patrimonio que cuenta con protecciones contempladas en leyes y en la propia Constitución; cerca de 60 áreas protegidas han sido creadas para resguardarlo, 22 de ellas de carácter nacional cuentan con reglamentaciones que prohíben y/o restringen el desarrollo de actividades extractivas en su interior.
Muchos de los territorios de los pueblos indígenas, están superpuestos a las áreas protegidas (…) (que) siempre hayan sido zonas codiciadas por capitales privados nacionales y extranjeros (...) el objetivo de los capitales no ha sido hasta ahora conseguido (por) el contexto normativo(...) Hoy ese escenario se torna cada vez más favorable por las propias políticas de Estado y la decisión gubernamental de impulsar un modelo de desarrollo basado en la mercantilización (de los recursos naturales)(...)
Pablo Villegas N (dice al respecto): “Este modelo no sólo orienta y deforma la economía nacional sino también la vida política del país y su relación con el medio ambiente” Deforestación y expansión de frontera agrícola en beneficio del sector agroexportador” (Informe citado)
Expansión de la frontera agrícola en beneficio del “sector agroexportador”, es decir de la mayor penetración del capitalismo burocrático en el agro sobre la base de los grandes latifundios y nuevas formas de servidumbre (evolución de la semifeudalidad), así dice el informe:
“Sin embargo la expansión de la frontera agrícola no es equivalente a mayor producción de alimentos para el consumo interno, (...) demuestra su falsedad al comprobar los datos que registran quiénes ocasionan la mayor deforestación y para qué fin y los datos de la creciente importación de los alimentos básicos en el consumo del pueblo boliviano (Figuras 2 y 3, ver arriba)”.

En el caso de la exportación agropecuaria (...) el beneficio de la exportación es casi con exclusividad para el sector agroexportador ya que no sólo reciben subsidios para el consumo de diésel necesario para su actividad, se le reintegra los impuestos que deben pagar por su actividad y reciben otros beneficios como la flexibilización de normas legales y hasta el perdón por delitos cometidos (como los desmontes ilegales). Por si fuera poco, la producción de Soya (...) es una actividad que en el país beneficia de manera prioritaria a actores extranjeros (Figuras 4 y 5) " (Informe citado). Sobre importación de alimentos ver arriba cita del Seminario Reconfiguración Agropecuaria...)

El "sector cooperativo" al servicio de la reorganización corporativa de la sociedad boliviana que impulsa el régimen fascista del MAS
Pero algunos dirán de todo esto, que no es igual, porque el gobierno ha impulsado las cooperativas mineras, etc. Por eso, para develar el carácter económico y político de estas organizaciones, citamos, al respecto, lo siguiente:
“El sector cooperativo conformado principalmente por privados enquistados en dirigencias de antiguos sindicatos han logrado un régimen favorable y específico que les permite, bajo la falsa figura de cooperativas, el control sobre gran parte del territorio nacional a través de concesiones obtenidas sobre yacimientos importantes, particularmente de oro, aun cuando estos yacimientos casi siempre se encuentran superpuestos a derechos propietarios y/o territoriales de otros sectores. Hoy, esas mal llamadas cooperativas cuentan con cerca de 130.000 trabajadores, muchos de los cuales son peones mal pagados al servicio de un patrón bajo contratos ilegales y en condiciones de explotación. Las dirigencias cooperativas se han hecho con un 16% de toda la superficie que constituye la frontera de la explotación minera, un porcentaje de concesiones mayor al que ha quedado en disposición de la empresa minera estatal. Convertidos en aliados políticos estratégicos del actual gobierno los cooperativistas tiene un peso específico en el contexto político y económico: cuentan con una importante representación parlamentaria, tienen una cuota en el poder ejecutivo que les permite controlar varios cargos dentro de las autoridades sectoriales y han obtenido con la nueva ley, privilegios especiales como la exención impositiva, la posibilidad de evasión de las leyes de trabajo y seguridad social, de la normativa ambiental y de la obligación de inversiones"(Informe ya citado)

Estas cooperativas y los “cooperativistas”, que provienen de la “aristocracia obrera”, son los operadores del sistema corporativos y agentes intermediarios del gran capital en la minería, ese es su carácter político y económico de esas cooperativas y sus operadores, al servicio de la reorganización corporativa de la sociedad boliviana que impulsa el régimen fascista del MAS (Morales-García).

 Los contratos desiguales contra los intereses del país son más entregistas que en épocas anteriores:
“(...) las condiciones impositivas y de regalías de la época neoliberal no han sido modificadas y los beneficios que la actividad deja al Estado son tan insignificantes (alrededor del 9 a 10%) que no llegan a alcanzar ni el 13,50% que los Barones del Estaño garantizaban a favor del Estado y quedan muy lejos del 56 % que el Estado conseguía luego de la nacionalización de las minas de los Barones del Estaño y que se obtuvo incluso en la época de gobierno del dictador Hugo Banzer (Figura 10).

Ni un paso adelante en el desarrollo del país, más bien, va para atrás:
“La exportación minera es principalmente de concentrados y en menor medida, metálicos (minerales que pasan por fundición). Entre 2005 y 2013, la producción de concentrados se ha más que duplicado, en tanto que los de metálicos sigue siendo poco significativa. Hasta ahora no hemos logrado cambiar la condición de país primario exportador. Volúmenes de producción en TMF de concentrados y metálicos (Gestión 2005 a 2013) Fuente: Datos del informe presidencial Gestión 2013.(Informe citado)

Después de las “nacionalizaciones” de 2006, en el sector hidrocarburos, se ha incrementado exponencialmente la explotación de estos recursos no renovables y las ganancias de las grandes empresas imperialistas:
“Luego de la “Nacionalización de nuevo tipo” decretada el 2006 por el gobierno de Evo Morales y tras la firma de nuevos contratos que convirtieron a las transnacionales en socias estratégicas del Estado, las empresas petroleras debieron asumir las disposiciones de la ley de hidrocarburos del 2005 que obliga a la retención en favor del Estado del 50% del valor de comercialización de los hidrocarburos bajo la figura de un 32% en calidad de Impuesto Directo –IDH- y un 18% en concepto de regalías por la explotación de un recurso que no es renovable”



En fin simples cambios en los porcentajes que las empresas han compensado con creces:

“(...) por las transnacionales con el incremento de los volúmenes de extracción y exportación de hidrocarburos en un contexto favorable de precios que fueron subiendo desde el año 2004 hasta el 2012. El valor de las exportaciones que para el año 1999 registró 63 millones de dólares, se incrementó en más de 91 veces para el año 2012 cuando el valor reportado llegó a los 5.742 millones de dólares. (Figura 11) Ambas condiciones (incremento de precios y mayores volúmenes de exportación) han permitido a las transnacionales, ahora socias del Estado en el negocio petrolero, obtener inclusive mayores ganancias que las que consiguieron en la época neoliberal cuando se apropiaban del 82% del valor de las exportaciones. La relación de lo que han perdido y han ganado las petroleras se puede graficar con los siguientes datos: en el año 2004, el valor de las exportaciones de hidrocarburos alcanzó los 815 millones de dólares; sobre ese monto las empresas se apropiaron del 82% del valor equivalente a $us 668,3 millones de dólares. En el año 2011 ya con los nuevos contratos en vigencia, el valor de exportaciones petroleras alcanzó un valor de 3.862,02 millones de dólares americanos. De ese total, las empresas lograron una retribución equivalente al 34,93% del valor de exportación constituido por el reintegro de costos incurridos más una participación en las utilidades. El Estado retuvo en cambio el 64,27% del total del valor de exportación: 50% de IDH y Regalías y un 14,27% por utilidades para YPFB. Aunque los porcentajes del valor de exportación que lograron retener, fueron reducidos sensiblemente, el alza de los precios y el incremento de los volúmenes de exportación lograron que ese porcentaje fuera equivalente a 1.348,95 millones de dólares americanos, es decir un poco más del 100% del monto que en el 2004 representaba el 82% del total del valor de exportación. Vale decir que si bien en términos porcentuales la retención de las transnacionales ha disminuido, en términos de ingresos monetarios brutos han logrado con la nacionalización y los nuevos contratos más que duplicar las ganancias que obtenían antes (Figura 12, Informe citado)".

Con su "nuevo modelo de nacionalizaciones" el gobierno del MAS trata de adormecer la conciencia anti-imperialista de las masas 


Con la política de “nacionalizaciones” de los gobiernos lacayos de los países oprimidos, estos asumen los riesgos políticos y tratan de adormecer la conciencia anti-imperialista de las masas con falsos discursos nacionalistas y los grandes beneficios del nuevo “modelo” y , en su caso, reprimiendo a sangre y fuego las protestas del campesinado y de las amplias masas contra este nuevo “modelo” más entregista y de mayor despojo.

El país asume los costos económicos del saqueo de los recursos, y el país se endeuda e hipoteca sus ingresos por esto mismos recursos, como por ejemplo para la construcción y mantenimiento de la infraestructura necesaria para esta explotación.

Caso de Bolivia son los préstamos “chinos” para infraestructura a cuenta de ventas futuras del petróleo a China; con estos ingresos se paga la deuda externa y con la mantención de reservas en el Banco Central (con pérdidas para el país) se garantiza el pago de estos préstamos y la retribución a las inverciones. Al cabo de unos años de explotación intensiva y extensiva los recursos se agotan y las empresas se van con sus grandes beneficios y las pérdidas y los daños quedan para el país, quien es el que asume los costos económicos, sociales y para el medio ambiente (VER DEPENDENCIA DE LOS CAPITALES  CHINOS EN AMÉRICA LATINA Y BOLIVIA, Gorge Campanini, CEDIB)

De esta manera, la propaganda gubernamental y de las empresas imperialistas, delos beneficios obtenidos para el Estado como compensación al mayor saqueo de las riquezas naturales del país y su justificación con los “programas sociales” fomentados por el BancoMundial, es no engañosa, sino demagógica y es una traición al propio país, al que se arroja cada vez más a la voracidad imperialista:
“Sin embargo, las cifras a favor de los ingresos estatales generadas por el negocio petrolero suelen ser peligrosamente engañosas.

Esos beneficios tienen un costo para el país mayor que el monto registrado como retribución a las empresas asociadas.

Las afectaciones al medio ambiente, al tejido social y a la economía local de las comunidades cuyos territorios son cedidos como áreas de explotación es un costo inmenso que no se registra en los informes oficiales ni se quiere reconocer.

La pérdida de las reservas petroleras en razón de la sobre explotación y la renuencia de las empresas extranjeras a invertir para su reposición, obliga al gobierno a flexibilizar una y otra vez las normas ambientales y las obligaciones contractuales que tiene las empresas intentando con ello seducirlas y atraer nuevos capitales extranjeros”.

Las cifras:

Antes del “nuevo modelo de nacionalización:

” En 2004 el valor total de las exportaciones de hidrocarburos alcanzó los 815 millones de dólares. De ese valor, un 82%, equivalente a 668,30 millones de dólares fue apropiado por las empresas transnacionales y sólo el 18%, equivalente a 146,70 millones de dólares fue retenido por el Estado Boliviano”.

Con el “nuevo modelo de nacionalización”:

En 2011 se exportaron hidrocaburos por un valor de 3.862,02 millones de dólares americanos. De ese monto, las empresas petroleras retuvieron apenas un 34,93% equivalente a 1.348,95 millones de dólares (más del doble conseguido con el 82% retenido en 2004). El Estado boliviano retuvo el 64,27% del valor total, equivalente a 2.513,07 millones de dólares americanos.

Y a dónde van a parar estos ingresos del Estado? Respuesta: a las mismas “trasnacionales” (empresas imperialistas) que venden a Bolivia los combustibles derivados del mismo petróleo, veamos:

"Para el año 2012 un monto igual al 75% de todo lo recaudado por IDH había sido utilizado en la compra de combustibles derivados del petróleo que no producimos suficientemente y de los cuales depende la matriz energética nacional. En ese mismo año 2012, $us 37.44 millones de dólares se dieron como incentivo a las empresas intentando con ello que consientan en la producción de petróleo, bien sea aumentando las inversiones de desarrollo en los yacimientos existentes para explotar nuevos reservorios o bien iniciando actividades urgentes de exploración (Tabla 1). En los dos últimos meses del 2015 la Asamblea Plurinacional está tratando y ya ha aprobado en su instancia en detalle en la Cámara de Diputados una nueva ley que define incentivos extraordinarios a la explotación ya no sólo de petróleo sino también de condensados cuya extracción no implica para las empresas ningún tipo de costo o inversión adicional pues salen a la superficie asociados al gas extraído en campos de explotación gasífera."

4 comentarios:

  1. me confunde esta pagina,porque analizandola me da la impresion de que es un panfleto en defensa del IMPERIALISMO yanui

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu acusación es propia de un socialdemócrata que, sin haber leído ni el primer párrafo, se dedica a lanzar juicios y descalificaciones sin argumento alguno. Aquí nadie ha defendido el golpe de estado por parte de los agentes de la Gran Burguesía Compradora, Luis Fernando Camacho, Carlos Mesa y Jeanine Añez, la Guaidó Boliviana.

      Lo que se está haciendo es desenmascarar el caracter burocrático y terrateniente del viejo estado boliviano. Analizemos lo siguiente: El 1 de Agosto de 2011 fueron violentadas las oficinas de una organización al servicio del pueblo boliviano, el Centro de Estudios Populares (CEP) por sus acertados análisis sobre la realidad boliviana, denunciando el caracter semifeudal y semicolonial de Bolivia y la nula capacidad para la burguesía burocrática (Evo Morales) de destruir dicha semifeudalidad. Los camaradas, de origen peruano y además, combatiendes del PCP, fueron acusados sin pruebas de ser narcotraficantes y fueron entregados al viejo estado peruano, cuando el genocida Ollanta Humala (El Capitán Carlos) era presidente del perú.

      http://www.forocomunista.com/t11938-bolivia-evo-tambien-captura-y-entrega-refugiados-politicos

      "El Centro de Estudios Populares, viene realizando un trabajo de investigación de la realidad nacional en varios ejes (tierra, inversión de las transnacionales en Bolivia etc.), los cuales han sido publicados y difundidos, en su blog de difusión se definen como un “Centro de Estudios Populares de Bolivia (CEP) es una organización sin fines de lucro, que cuenta con un equipo multidisciplinario, dedicado al estudio y análisis de la realidad boliviana con un compromiso con los sectores explotados que luchan permanentemente en defensa de sus derechos democráticos. El objetivo de CEP es luchar junto a nuestro pueblo por construir una verdadera alternativa transformadora en base al conocimiento de la realidad objetiva de los hechos que suceden en Bolivia”.

      El CEP, se ha convertido en una referencia en la Universidad Pública de El Alto, donde denuncia la demagogia del gobierno, sus planes que potencian al capitalismo y los intereses de los ricos de nuestro país, y a los intereses de las transnacionales que vienen a explotar los recursos naturales.

      La detención de las y los cuatro integrantes del CEP, es una represión política al pensamiento crítico, y a todo compañero y compañera que se atreve a decir la verdad. En cierta forma es una muestra de lo que esta dispuesto a hacer el gobierno nacionalista del MAS, frente a la perdida del apoyo popular."

      Sin embargo, ¿Algo hizo Evo Morales para detener el avance de la organización racista, fascista, filonazi y ultracatólica Comité Cívico Pro Santa Cruz? ¿Algo hizo para frenar a la Unión Juvenil Cruceñista. Organización paramilitar al servicio de la grán burguesía compradora y los terratenientes? Yo te lo cuento NADA. Llevan 50 AÑOS corporativizando al pueblo de Santa Cruz inculcando racismo, fascismo y clasismo en sus gentes. Pero el gobierno """"ANTIIMPERIALISTA"""" prefiere pactar con los terratenientes y las transnacionales antes que el pueblo tal como Evo lo aclaró el 2005: "Cuando era ignorante pedía que se vayan las empresas transnacionales, ahora he entendido que tenemos que hacer negocios con ellas".

      Los terratenientes y grandes burgueses compradores nunca se fueron de Bolivia porque Evo decidio negociar antes que reclamar los derechos del pueblo boliviano y esto ha estado haciendo el oportunismo desde los años 50. Una verdadera revolución hubiera expulsado a los fascistas de Bolivia a punta de fusil y eso no pasó en Bolivia. Los golpistas y su fuerza militar son prueba de ello.

      Eliminar
    2. Continuo:

      "Álvaro García Linera, vicepresidente del país y arrepentido de la lucha armada, expresó de manera nítida, en mayo del 2007, a la revista Nueva Sociedad Nº 209, que su gobierno busca una “redistribución pactada del poder”. Sobre las reformas en la entonces Asamblea Constituyente dice: “nuestro objetivo es pactarla”, refiriéndose a las pugnas con la oposición (burguesía compradora y viejos terratenientes). “Lo que tienen que entender las viejas élites es que ahora deben compartir las decisiones con los indios”, plantea, y respecto a su visión del llamado “proceso de cambios” dice que “es una ampliación de las élites, una ampliación de derechos y una redistribución de la riqueza”."

      "La necesidad de lograr un pacto con la oposición también fue planteada claramente por Evo Morales en otro discurso, luego del referéndum revocatorio de mandato de agosto del 2008. Mientras sus correligionarios le pedían mano dura contra la oposición, Evo dijo: “Estamos convencidos de que es importante unir a los bolivianos, y la participación del pueblo con su voto es para unir a los distintos sectores del campo y la ciudad, del oriente y del occidente, y esa unidad se hará juntando la nueva Constitución Política del Estado boliviano (propuesta del gobierno) con los estatutos autonómicos (propuesta de la “media luna”). Ésa es la mejor forma de unir a los bolivianos y bolivianas”."

      Actualmente, mientras los campesinos de El Alto claman por lucha armada contra los representantes de los terratenientes mediante las consignas "Ahora sí, guerra civil" y "Fusil, Metralla, El Alto no se calla", Evo morales hace un llamado para que los trabajadores bolivianos regresen a sus puestos de trabajo. Evo Morales pensó que renunciando a la presidencia y entregando el sillón presidencial a los fascistas iba a pacificar Bolivia. Solamente un ignorante o un oportunista es capaz de pensar así. Los resultados de la "pacificación": En estos días la policía al servicio del golpe de estado ha asesinado a 5 o más campesinos indígenas y, como siempre, el oportunismo haciendo su negra labor de liquidar las luchas del pueblo llamando a la paz de cementerios. El fascismo está dispuesto a ejercer la violencia contra el pueblo. La única respuesta válida ante este escenario es la lucha armada bajo la dirección del partido comunista. Una Guerra Popular Prolongada.

      Para terminar, unas citas de Lenin de su obra "SOBRE EL ESTADO" que demuestran su vigencia en este siglo XXI desenmascarando los falsos gobiernos autodenominados revolucionarios de Correa, Chavez, Maduro, Evo, Ortega, Lula, Velasco, etc... quienes no son más que representantes de la burguesía burocrática:

      "Ya les he aconsejado que recurran al libro de Engels El Origen de la familia, la propiedad privada y el Estado. En él se dice que todo Estado en el que existe la propiedad privada de la tierra y los medios de producción, en el que domina el capital, por democrático que sea, es un Estado capitalista, una máquina en manos de los capitalistas para el sojuzgamiento de la clase obrera y los campesinos pobres. Y el sufragio universal, la Asamblea Constituyente o el Parlamento son meramente una forma, una especie de pagaré, que no cambia la escencia del asunto."

      "La fuerza del capital lo es todo, la Bolsa es todo, mientras que el Parlamento y las elecciones no son más que muñecos, marionetas..."

      "Debemos rechazar todos los viejos prejuicios acerca de que el Estado significa la igualdad universal; pues esto es un fraude: mientras exista explotación no podrá existir igualdad"

      "La máquina, llamada Estado, y ante la que los hombres se inclinan con supersticiosa veneración, porque creían en el viejo cuento de que significa el Poder de todo el pueblo, el proletariado la rechaza y afirma: es una mentira burguesa."

      Eliminar
  2. quise decir en defensa del IMPERIALISMO YANQUI

    ResponderEliminar